A pesar de haberlos encontrado entre un conjunto de huesos los científicos ven difícil identificar cuáles pertenecen al escritor

 17 marzo, 2015

Los restos del escritor español Miguel de Cervantes Saaverdra y los de su esposa, Catalina de Salazar, fueron encontrados muy disgregados y en mal estado junto con los de otras 15 personas en la cripta de la iglesia madrileña de las Trinitarias Descalzas, según confirmaron los investigadores.

Así se pone punto y final a una investigación que comenzó hace diez meses para localizar el lugar exacto de la iglesia donde reposaba el autor de " El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha " , aunque los forenses no cerraron la puerta a que una tercera fase lleve a un análisis más detallado de los restos.

"A la vista de toda la información generada en el caso de carácter histórico, arqueológico y antropológico, es posible considerar que entre los fragmentos de la reducción localizada en el suelo de la cripta de la actual iglesia de las Trinitarias se encuentran algunos pertenecientes a Miguel de Cervantes. (...) Son muchas las coincidencias y no hay discrepancias", declaró el antropólogo forense Francisco Etxeberría, director del proyecto.

Sin embargo el experto aclaró que es "un imposible" comprobar por medio de pruebas de ADN cuáles de los restos localizados en la cripta pertenencen a Cervantes, puesto que están "muy fragmentados".

Se esperaba que las características heridas de guerra del conocido como 'manco de Lepanto' permitiesen identificarlo: el escritor había recibido dos disparos de arcabuz en el pecho y uno en la mano izquierda, que le quedó inútil, durante la legendaria batalla naval de Lepanto (1571), ganada por la Santa Liga contra los turcos.

Pero, "no hemos podido verificar esas circunstancias porque el nivel de conservación del hueso no lo ha permitido", explicó Etxeberría.

Hay además otro escollo: el escritor no tuvo hijos, y la única familiar sepultada en un lugar conocido es su hermana, cuyos restos están en un osario común en Alcalá de Henares, a las afueras de Madrid.

El forense destacó que tanto la investigación documental como los hallazgos arqueológicos permiten concluir que los restos de Cervantes fueron trasladados a la cripta de la iglesia de las Trinitarias y que uno de los conjuntos de restos óseos encontrado en esa cripta coincide "fielmente" con los datos de archivo sobre el grupo con el que habría sido enterrado el escritor.

A pesar de que los arqueólogos confirman el hallazgo de los restos de Miguel de Cervantes entre un conjunto de huesos, no han podido identificar cuáles pertenecen al escritor.
A pesar de que los arqueólogos confirman el hallazgo de los restos de Miguel de Cervantes entre un conjunto de huesos, no han podido identificar cuáles pertenecen al escritor.

Se trata de los restos de 17 cuerpos, que fueron inhumados entre 1612 y 1630 de la iglesia primitiva de las Trinitarias, ubicada al contrario de lo que se pensaba hasta ahora en un lugar distinto al actual, y que fueron trasladados a la cripta entre 1698 y 1730, en el momento en que estaban terminando las obras de construcción del convento.

Según expresó la antropóloga Almudena García Cid, en conferencia de prensa concretamente hay restos de un mínimo de cinco niños y un mínimo de diez adultos (de ellos, cuatro masculinos, dos femeninos, dos indeterminados y dos probablemente masculinos) .

Los restos estaban en el subsuelo, en el conjunto que los investigadores acotaron con el punto 32, y aparecieron junto con una moneda de 16 maravedís de Felipe IV y prendas litúrgicas, entre otros objetos que permitieron datarlos en el siglo XVII.

Esta investigación, costó $130.685 dólares y estuvo apoyada por el Ayuntamiento de Madrid.

Sobre qué pasará con los restos del escritor y la posibilidad de que se expongan al público, el historiador Francisco José Marín Perellón, funcionario del Ayuntamiento y archivero, indicó que no corresponde al Gobierno local esta decisión, que dejó en manos del convento de las Trinitarias y la Real Academia Española, que ostenta la tutela del edificio.

Los trabajos comenzaron a finales de abril del año pasado, cuando el equipo de georradaristas liderado por Luis Avial localizó las áreas de la iglesia donde había enterramientos, y, tras meses de gestiones para obtener los permisos, entre ellos los de la Comunidad de Madrid, el pasado 22 de enero una treintena de investigadores accedieron a la cripta para comenzar con la fase arqueológica.

El hallazgo coincide con la conmemoración de los 400 años de la publicación de la segunda parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha , que precede a la celebración en 2016 del cuarto centenario de la muerte del escritor español más universal, que coincidirá, por cierto, con el homenaje de Inglaterra a Shakespeare, cuya tumba puede visitarse en la iglesia de su pueblo natal.