Por: Irene Rodríguez 20 febrero

¿Por qué unas personas nacen zurdas y otras diestras? Los genes parecen ser parte mayoritaria de la respuesta, pero la forma en la que actuamos y el ambiente que nos rodea también juegan para ello.

Científicos de la Universidad de Rurh en Bochum, Alemania, han estudiado el tema durante más de diez años y publicaron este domingo sus conclusiones en la revista científica Elife .

Para ello, los investigadores se fueron directamente hasta el vientre materno y, mediante ultrasonidos, vieron el comportamiento de los bebés desde la semana ocho hasta la 12 de gestación (momento del embarazo en donde comienzan movimientos incipientes de las extremidades).

Análisis. Los científicos buscaron directamente las expresiones genéticas en la espina dorsal. Esto se debe a que los movimientos de las manos y brazos comienzan en la corteza motora del cerebro, que envía señales a la espina dorsal y esta ordena el movimiento.

No obstante, la corteza motora no está conectada a la espina dorsal desde el principio de la gestación. Antes de esa conexión, ya hay señales que indican preponderancia hacia el lado izquierdo o derecho, por eso examinaron los genes de la espina y no del cerebro.

Los científicos vieron que los genes sí determinaban la preponderancia de un lado, pero faltaba considerar el aporte del ambiente.

La forma en la que las encimas se agrupaban, las interacciones del ADN y la alimentación del niño también influían en la expresión de los genes y en la determinación de si el bebé nacería zurdo o diestro.