Se establecen las disposiciones por la que "las partes podrán transferir conocimientos para facilitar el logro de objetivos comunes y de beneficio mutuo"

Por: Manuel Herrera 20 diciembre, 2013

La compañía Ad Astra Rocket firmó un acuerdo con la NASA que establece una colaboración para el desarrollo del motor para la propulsión de vehículos espaciales a base de plasma, creado por la empresa que dirige el costarricense Franklin Chang.

 El motor de plasma diseñado por Franklin Chang funciona de forma similar a la de un cohete químico tradicional, en el que, con ayuda de un combustible, se crea una explosión que viaja por la tubería del cohete y, con ello, produce la aceleración que hace que el vehículo se desplace. No obstante, en lugar de combustible, se acelera el plasma, que es el cuarto estado de la materia.
El motor de plasma diseñado por Franklin Chang funciona de forma similar a la de un cohete químico tradicional, en el que, con ayuda de un combustible, se crea una explosión que viaja por la tubería del cohete y, con ello, produce la aceleración que hace que el vehículo se desplace. No obstante, en lugar de combustible, se acelera el plasma, que es el cuarto estado de la materia.

El convenio fue firmado el lunes por Chang y la directora del Centro Espacial Lyndon B. Johnson, Ellen Lauri Ochoa, en las instalaciones de ese edificio, en Houston, Texas.

Con el acuerdo –vigente para cinco años– se establecen las disposiciones por la que "las partes podrán transferir conocimientos para facilitar el logro de objetivos comunes y de beneficio mutuo".

Además permitirá "trabajar conjuntamente para estudiar, entender y documentar los aspectos de seguridad y fiabilidad de la tecnología del motor de plasma y desarrollar un enfoque de diseño para el sistema de vuelo que se ajusta a la seguridad de la NASA", señala un comunicado de prensa.