Microgravedad permite hacer hallazgos que no se podrían en la Tierra

 26 enero, 2014

Washington. AFP. A 350 kilómetros sobre la Tierra, la Estación Espacial Internacional (ISS) es un laboratorio en la microgravedad que ofrece un enorme potencial científico, médico y tecnológico y que ya ha traído beneficios para el planeta, explicaron investigadores y responsables de la NASA.

“El objetivo para la utilización de la estación espacial es hacer descubrimientos que, hechos a muy baja gravedad, no son posibles en otro lugar”, precisó Julie Robinson, responsable adjunta de los programas científicos de la ISS.

Las investigaciones en la estación aspiran a comprender los efectos a largo plazo de la microgravedad sobre el cuerpo humano y probar nuevas tecnologías espaciales.

La estación espacial es casa de experimentos que han mejorado la atención médica en la Tierra. | ARCHIVO
La estación espacial es casa de experimentos que han mejorado la atención médica en la Tierra. | ARCHIVO

En el campo médico, la tecnología avanzada del brazo telemanipulador de la estación, que se utilizó para ensamblar el laboratorio orbital, ha tenido aplicación en la cirugía cerebral.

Un brazo similar, pero en miniatura, tiene una precisión que permite hacer operaciones delicadas que hasta ahora eran imposibles.

Otra aplicación desarrollada por el equipo de la estación es la ecografía a distancia, la cual permite hacer un examen a una persona que está en una zona aislada o que no tiene una clínica cercana.

Etiquetado como: