La comunidad científica denunció después el uso de imágenes duplicadas para documentar los dos artículos de Nature y la incapacidad para replicar los resultados del estudio

 2 julio, 2014

Los científicos que informaron el hallazgo de un método asombrosamente sencillo de fabricar células troncales se retractaron el miércoles al reconocer errores en su investigación.

En dos trabajos publicados en enero en la revista Nature, los investigadores dijeron que habían podido transformar células comunes de ratón en células troncales, también llamadas células madres versátiles al exponerlas a un medio levemente ácido, esto con el fin de producir tejidos de reemplazo para el tratamiento de diversas enfermedades.

Si bien los métodos de transformación existen desde hace tiempo, la técnica nueva era mucho más sencilla y el trabajo tuvo mucha repercusión —no exenta de cierto grado de escepticismo— entre los investigadores.

La comunidad científica denunció después el uso de imágenes duplicadas para documentar los dos artículos de Nature y la incapacidad para replicar los resultados del estudio.

La revista científica británica explicó que se hallaron “varios errores graves” en el artículo y la carta que lo acompañaba, lo que llevó a una profunda investigación por parte del Instituto RIKEN, donde trabaja la bióloga Haruko Obokata, quien encabezó la investigación.

Por su parte, los 14 científicos del estudio reconocieron que la existencia de “amplios” errores significa que “no podemos afirmar categóricamente” que el método funciona.

Por es, aceptaron que se retirara la publicación.

Nature ha retirado otros artículos anteriormente por mala praxis, como en el 2003, cuando hizo lo mismo con un estudio sobre superconductividad.

El doctor Charles Vacanti, del Brigham and Women's Hospital en Boston, otro de los autores, dijo en un comunicado propio que en su opinión, nuevos estudios validarán el método que produjo lo que los autores llamaron células STAP (de pluripotencia adquirida mediante estímulo, por sus siglas en inglés)..

Pero otro autor, Yoshiki Sasai, subdirector del centro Riken, dijo que debido a los errores “resulta cada vez más difícil calificar el fenómeno STAP siquiera de hipótesis prometedora”. Añadió que estaba “profundamente avergonzado” de los errores en los trabajos.

Etiquetado como: