Niños y jóvenes expondrán trabajos desde hoy y hasta el 3 de noviembre

Por: Monserrath Vargas L. 1 noviembre, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 18

Una aplicación para teléfonos Android que abre portones y manipula bombillos, un programa que permite transcribir en tiempo real las clases que dictan los profesores y un sensor capaz de detectar fugas de gas, son algunos de los proyectos que, desde hoy y hasta el próximo 3 de noviembre, sorprenderán en la Expotec 2013.

Este viernes, el evento solo recibirá a estudiantes de otros colegios y el fin de semana a todo el público.

La feria es organizada por el complejo educativo Cedes Don Bosco, en Concepción de Alajuelita, y exhibe 400 proyectos en áreas como ciencias, tecnología y arte.

Andrés Bogantes y Juan Badilla mostrarán su creación: un proyecto capaz de ayudar a personas con discapacidad o con movimiento restringido. Así dieron vida a Android Remote .

La aplicación concebida por los muchachos envía información a través de un microcontrolador –o Arduino– para poder encender o apagar una luz a distancia o bien, que desde el celular sea posible abrir o cerrar un portón eléctrico.

“Hemos estado trabajando para lograr controlar otros artefactos en la casa, como un televisor, por ejemplo”, explicó Bogantes.

Los participantes trabajan todo el año en sus proyectos. Los mejores exponentes consiguen la oportunidad de participar al año siguiente en la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología.

Fresia Méndez, coordinadora de comunicación en Cedes Don Bosco, manifestó que lo más importante es que, como parte de la institución, los muchachos puedan generar ideas que ayuden a mejorar la calidad de vida de las personas.

Inclusión. Los mismos alumnos llevaron a la feria iniciativas, orientados en ese sentido, como la aplicación web The Listener.

Karina Sánchez, una de las involucradas en ese proyecto, comentó que su hermana gemela tiene una discapacidad auditiva; por eso consideraron que sería bueno implementar un sistema que permita transcribir en tiempo real las clases que dicta un profesor.

Lo anterior se logra por medio de un micrófono y de un sintetizador de voz. Los textos transcritos se guardan en una plataforma web.

Esa página ofrece a los estudiantes un mapa de la institución y opciones para ingresar el número de aula en la que reciben lecciones. Así, los alumnos pueden estar al día con sus clases.

La seguridad y prevención también fueron parte de las inquietudes de muchachos como Jean Carlo Cascante, Kevin Fernández y Nathaly Cubero.

Ellos desarrollaron una alarma contra fugas de gas.

En un microcontrolador instalaron un sensor que detecta cuando hay gas presente y emite una alarma auditiva.

Este componente se colocaría debajo de los cilindros instalados en las casas, porque, según Fernández, es por ahí por donde primero escapa pues “es más pesado que el aire”.

Los jóvenes planean crear pulseras capaces de vibrar en presencia de emanaciones para alertar a una persona sorda o, incluir una opción que envíe mensajes de texto a quienes no estén en casa cuando ocurre la fuga.