26 septiembre, 2014

Valencia, España

Un friso maya de gran dimensión y calidad artística que podría datar del siglo VII-VIII d.C. fue hallado por un grupo de investigadores en el yacimiento arqueológico de La Blanca, en Guatemala.

Es la primera vez que se encuentra un elemento figurativo de este tipo en ese asentamiento arqueológico, según informaron los arqueólogos Gaspar Muñoz y Cristina Vidal,responsables del proyecto La Blanca en el que participan la Universidad de Valencia, la Universidad Politécnica de Valencia y la Universidad San Carlos de Guatemala.

Desde 2004 un equipo multidisciplinario de investigadores trabaja en el pequeño asentamiento maya La Blanca, situado en el sureste de la región de Petén, a 500 kilómetros de la ciudad de Guatemala.

Los investigadores han calificado el hallazgo arqueológico como "de especial relavancia", ya que es la primera vez que se encuentra en La Blanca un elemento figurativo de este calibre y en tan buen estado de conservación.

La arqueóloga del Departamento de Historia del Arte de la Universitat de València, Cristina Vidal examina el friso maya hallado en el asentamiento La Blanca, en Guatemala.
La arqueóloga del Departamento de Historia del Arte de la Universitat de València, Cristina Vidal examina el friso maya hallado en el asentamiento La Blanca, en Guatemala.

El friso –que mide 4.75 metros de largo y 1.5 de alto– fue hallado en la fachada de oeste de una subestructura, es decir, en un edificio anterior que fue sepultado por los antiguos mayas para construir sobre él los edificios superiores de la acrópolis de La Blanca.

El hallazgo se produjo en diciembre de 2013, tras comprobar que esta decoración geométrica era el extremo de un gran friso de estuco decorado con relieves. La estrucutra debió se parte de la fachada de un edificio.

Según explicaron los arqueólogos, se trata de una representación en relieve de grandes dimensiones, que presenta una gran complejidad geométrica.

El friso incluye una figura principal en el centro de la composición. A cada lado los motivos mantienen el mismo diseño aunque el conjunto no es totalmente simétrico.

Tanto en La Blanca como en un segundo asentamiento cercano, conocido como El Chilonché, se ha utilizado el escáner láser para poder reproducir digitalmente algunos de los elementos arquitectónicos y escultóricos significativos encontrados.

En el caso del friso hallado en La Blanca, la aplicación de estas técnicas ha permitido que pudiera ser sepultado nuevamente para garantizar su conservación y evitar que sea víctima de los saqueos que han asolado esta zona.

Etiquetado como: