Investigadores de la Universidad de Georgetown encontraron que las personas más dispersas tendieron a aprender más

Por: Carolina Ruiz Vega 18 noviembre, 2013
cerebro, mente
cerebro, mente

Prestar demasiada atención o estar demasiado concentrado en los estímulos que se reciben puede inhibir el aprendizaje implícito, como el que permite aprender hábitos buenos o malos.

Esta es la conclusión a la que llega un estudio de la Universidad de Georgetown, EE.UU.

“La atención plena en algo puede impedir la formación de hábitos automáticos ---que se adquieren a través del aprendizaje implícito --- porque una persona consciente está precisamente consciente de lo que están haciendo", dijo la autora principal del estudio, Chelsea Stillman, en el sitio de la universidad.

Para llegar a estos resultados, los científicos hicieron pruebas a dos grupos de adultos, a quienes se les solicitó aprender modelos probabilísticos complejos, sin estar conscientes de ello. Antes de esta prueba, se les había medido su capacidad de concentración.

Los investigadores encontraron que las personas más dispersas tendieron a aprender más. También vieron que sus tiempos de reacción fueron más rápidos en estas personas.

Etiquetado como: