Ambiente espacial afecta función de todos los sistemas del cuerpo

Por: Irene Rodríguez 5 junio

¿Qué sucede si un astronauta le da un paro cardiorrespiratorio en el espacio? ¿Cómo se le da resucitación? ¿Qué pasa si tiene un sangrado masivo o un malestar que no pueda curarse con pastillas?

Estas son las interrogantes que llevaron a un grupo de médicos emergenciólogos a diseñar una estrategia para la atención de complicacioens de salud en gravedad cero. Ellos son los invitados especiales en el Congreso de la Asociación Europea de Anesteseología.

"Solamente la exposición al ambiente del espacio ya distorisiona la mayoría de los sistemas fisiológicos y puede precipitar la aparición de enfermedades, como debilitamiento del músculo cardíoco, síndrome de descompensación hipobárica (se baja el nivel de oxígeno en los tejidos, mal común en ambientes de alturas superiores o en los que hay menos presión atmosférica), y fracturas", manifestó, en un comunicado de prensa, Matthieu Komorowski, especialista de la Universidad de Londres.

A esto se le une que la mayor parte de los astronautas no tienen formación médica, y esto dificulta los tratamientos.

Según Komorowski, eso no es todo: "en ambientes remotos, las condiciones médicas y quirúrjicas tienen una posiblidad muy baja de éxito, pues requieren de muchos insumos que no siempre se llevan en viajes espaciales y tampoco están disponibles en la Estación Espacial Internacional (EEI). Por este motivo, toda la tripulación debe estar preparada para atender emergencias".

En esta imagen se muestra al astroanuta Jack Fischer fuera de la Estación Espacial Internacional efectuando la reparación.
En esta imagen se muestra al astroanuta Jack Fischer fuera de la Estación Espacial Internacional efectuando la reparación.

Korowski y su colega Jochen Hinkelbein, de la Universidad de Colonia, Alemania, hablarán de cómo atender enfermedades, sangrados y hasta dar resucitación cardiopulmonar en espacios difíciles.

Durante estos días darán técnicas que han desarrollado, inspiradas en las que se dan en otros entornos complicados, como el Polo Norte o el monte Everest.

Ellos reconocen que aunque los astronautas se escogen con mucho rigor, y se buscan personas jóvenes y saludables, debe pensarse en posibles misiones como las de Marte, que podrían demorar varios años.