Es un robot con cuatro alas de ocho centímetros de largo, con forma de pétalos

 16 enero, 2014

París. AFP. Inspirados en la naturaleza y en los pioneros de la aviación de comienzos del siglo XX, científicos estadounidenses anunciaron haber creado la primera “medusa voladora”, que podría convertirse en el dron del futuro.

Esta aeronave en miniatura y ultraliviana, con un peso de apenas 2,1 gramos, es el primer ingenio capaz de realizar un vuelo estacionario y de desplazarse en el aire batiendo alas en un movimiento que imita el nado de las medusas, según sus inventores.

“Al principio buscábamos fabricar un robot insectoide como alternativa al helicóptero”, explicó Leif Ristroph, quien trabaja en el laboratorio de matemáticas aplicadas de la Universidad de Nueva York.

“Finalmente, logramos un resultado algo extraño: una medusa”, subrayó el estudioso.

La medusa fascina desde siempre a los ingenieros por su manera de desplazarse, tan simple como eficaz, resultado de millones de años de evolución. Es algo sencillo, básicamente dos movimientos (contracciones) alternados de su cuerpo con forma de campana, lo que finalmente, propulsa al animal por brincos sucesivos.

Los ingenieros norteamericanos lograron reproducir este movimiento para hacer volar a su robot con cuatro pequeñas alas de ocho centímetros de largo, con forma de pétalos de flor.

Un minúsculo motor conectado a un cigüeñal hace que el robot bata sus alas con una frecuencia de veinte veces por segundo.

Etiquetado como: