Transportaba el satélite de comunicación Shijian-18 para ser colocado en órbita

 2 julio

Pekín.

China lanzó su primera nave espacial de carga no tripulada el jueves 20 de abril, que puede transportar hasta seis toneladas de material.
China lanzó su primera nave espacial de carga no tripulada el jueves 20 de abril, que puede transportar hasta seis toneladas de material.

China anunció este domingo el fracaso de una misión espacial para poner en órbita un satélite de comunicación, poco después del despegue de su cohete Larga Marcha 5 Y2, lo que representa un tropiezo en el ambicioso programa aeroespacial lanzado por Pekín.

El cohete fue lanzado desde el centro espacial de Wenchang en la isla meridional de Hainan, según imágenes de la televisión estatal.

"Varias anomalías se produjeron en el pilotaje del cohete y la misión de lanzamiento fracasó. Por lo tanto, se llevará a cabo una investigación para analizar los motivos", indicó la agencia de noticias estatal Xinhua.

El lanzador Larga Marcha 5 Y2, que puede transportar hasta 25 toneladas, llevaba el satélite de comunicación experimental Shijian-18 (7,5 toneladas) para colocarlo en órbita.

El objetivo del satélite era mejorar el acceso a Internet y la recepción de canales de televisión en el conjunto del territorio chino.

El país asiático lanzó en noviembre del 2016, desde la misma base espacial, su primer cohete Larga Marcha 5, presentado entonces como el lanzador más potente de la historia de China.

El fracaso del lanzamiento de este domingo supone un inusual contratiempo en el ambicioso programa aeroespacial chino, en el que el régimen comunista ha invertido miles de millones de dólares para intentar reducir su retraso respecto a Europa y Estados Unidos.

Pekín considera la conquista del espacio, coordinada por el ejército, como un símbolo de la nueva potencia del país dirigido por el Partido Comunista.

Etiquetado como: