Debe su nombre a que es diminuta, transparente y tiene alas con flecos

Por: Andrea Solano B. 27 mayo, 2014
La avispa Tinkerbella nana, hallada en Costa Rica, es una de las 10 especies más curiosas descubiertas durante el año 2013. | JENNIFER READ PARAR LN.
La avispa Tinkerbella nana, hallada en Costa Rica, es una de las 10 especies más curiosas descubiertas durante el año 2013. | JENNIFER READ PARAR LN.

Con tan solo 0,25 milímetros de longitud, delicadas alas con flecos y un cuerpo translúcido, la avispa Tinkerbella nana recuerda a la traviesa hada Campanita del libro infantil Peter Pan .

Este minúsculo insecto –que fue recolectado en la Estación Biológica La Selva, en Sarapiquí – es una de las 10 especies más sorprendentes, que fueron descubiertas durante el 2013.

La lista fue elaborada por un comité de investigadores, dirigido por Quentin D. Wheeler, del Instituto Internacional para la Exploración de Especies (IIEE).

Los expertos seleccionan las 10 especies más destacadas, de entre las cerca de 18.000 que se descubren cada año.

Pequeño gran misterio. Tinkerbella nana sorprendió a los científicos por ser un organismo diminuto pero complejo.

“La característica más interesante es el tamaño de estas avispas. Varían entre 0,20 y 0,25 milímetros de longitud; sin embargo, a pesar de su pequeño tamaño, tienen ojos completamente desarrollados, patas, antenas y alas estrechas, con hermosos flecos largos”, explicó a La Nación el científico John Huber, de la Colección Nacional de Insectos, Arácnidos y Nematodos de Canadá. Huber y su colega John Noyes, del Museo de Historia Natural del Londres, fueron los responsables de describir esta especie. Huber y Noyes definieron Tinkerbella como un nuevo género de la familia Mymaridae , la cual agrupa a cerca de 1.400 especies insectos de los más pequeños hasta ahora conocidos: fairyflies, algo así como “moscas hadas”.

“Son invisibles como las hadas, pero muy comunes en todas partes. Por sus bellas y delicadas alas y sus cuerpos gráciles se asemejan al personaje de Campanita de Peter Pan ”, dijo Huber.

Por eso, se le llamó Tinkerbella –por “tinkerbell” (campanita en inglés) y Nana– pues ese es el nombre de la perra de los niños, en esa misma novela.

Los miembros de la familia Mymaridae , detalló Huber, en realidad son avispas parásitas que depositan sus huevos dentro de los huevos de otros insectos. Por el momento, se desconoce la especie hospedera; es decir, la que sirve de “hogar” para los huevos de Tinkerbella nana.

Sobre la importancia de esta especie, Huber opinó: “Todos los organismos tienen un papel que desempeñar en cualquier ecosistema en la Tierra. A pesar de que no sabemos lo que hacen la mayoría de las especies, el hecho de que estén en el ecosistema garantiza su funcionamiento”.

Si bien esta avispa fue hallada en Costa Rica, los biólogos no descartan que por su tamaño esté presente en otras partes de América Central o Suramérica.