19 agosto, 2016
En esta captura de video de la Nasa, se observa al astronauta estadounidense Kate Rubins cerca del puerto de acoplamiento en la Estación Espacial Internacional.
En esta captura de video de la Nasa, se observa al astronauta estadounidense Kate Rubins cerca del puerto de acoplamiento en la Estación Espacial Internacional.

Miami

Ante la llegada prevista de más naves privadas a la Estación Espacial Internacional (ISS) en los próximos años, dos astronautas estadounidenses iniciaron este viernes una salida al espacio para instalar un estacionamiento especial que les perimta atracar.

La salida tuvo lugar a primeras horas del día, cuando Jeff Williams y Kate Rubins conectaron sus trajes espaciales a sus baterías internas.

Poco después salieron del laboratorio orbital para comenzar a instalar un adaptador de amarre internacional, traído el mes pasado, por la nave de carga SpaceX Dragon.

La Nasa describe al equipamiento como "una metafórica salida al futuro" que permitirá a una nueva generación de aparatos estadounidense -la primera desde que finalizó el programa de transporte espacial en 2011- llevar astronautas a la ISS.

El adaptador de amarre será el primero de los dos con que contará la estación. La instalación del segundo se prevé para el 2018.

Avance

El director de operaciones integradas de la ISS, Kenneth Todd, calificó la instalación del viernes como "un importante mojón en el camino hacia el establecimiento de capacidad comercial" de la estación.

Construido por Boeing, el adaptador es una especie de anillo de 1,6 metros de largo por un metro de ancho, que servirá principalmente para el estacionamiento del Boeing's CST-100 Starliner y SpaceX's Crew Dragon, dos naves espaciales actualmente en construcción, que llevarán a los astronautas a la ISS.

El amarradero es más sofisticado que el equipo anterior manejado por los astronautas, ya que permitirá el estacionamiento automático de las naves.

También tendrá conexiones que permitirán a la ISS compartir energía e información con la nave.