Por: Alejandra Vargas M. 6 agosto, 2013
Su meta es muy clara: conversar con los astronautas. | EFE.
Su meta es muy clara: conversar con los astronautas. | EFE.

Un tripulante de apenas 34 centímetros de altura y sus 980 gramos de peso viaja hacia la Estación Espacial Internacional (ISS), ubicada a unos 250 kilómetros de la superficie de nuestro planeta.

Se trata del robot japonés llamado Kirobo, cuya meta es muy clara: conversar con los astronautas.

Después de superar 14 pruebas en la Tierra, se prevé que este “roboastronauta” llegue este 9 de agosto a la ISS y se aloje en el módulo japonés de la ISS.

Allí, su objetivo prioritario será charlar con su “colega” de carne y hueso Koichi Wakata, quien llegará a la ISS a finales de este año.

“Con Kirobo, Japón quiere ser el país pionero en enviar un robot al espacio para fomentar la comunicación entre robots y humanos”, explican los investigadores del Centro de Investigación para el Avance de la Ciencia y la Tecnología de la Universidad de Tokio.

Para lograr esta meta, el Kirobo va equipado con una cámara de reconocimiento facial y otra para grabar imágenes.

Además, este es capaz de transmitir mensajes y mejorar el entendimiento entre los tripulantes y el personal de control en la Tierra.

Esta iniciativa también cuenta con el apoyo de la agencia de relaciones públicas Dentsu Inc. y Toyota Motor Corporation.

El director de la empresa ROBO-GARAGE, Tomotaka Takahashi, comentó que el diseño de Kirobo está inspirado en Astro Boy, el famoso personaje de cómic japonés creado en la década de 1960.

Etiquetado como: