Por: Juan Fernando Lara 3 julio, 2014

Tecnologías ineficientes entre los 14.000 millones de aparatos conectados a Internet, como impresoras y consolas de video, causaron un desperdicio en electricidad valorado en $80.000 millones en el 2013.

De seguir así, el problema empeorará hasta alcanzar $120.000 millones en el 2020, alertó un reporte dado a conocer ayer por la Agencia Internacional de la Energía (AIE).

El informe Más datos, menos energía: volviendo la red más eficiente en millones de aparatos conectados muestra que la demanda de electricidad crece a un ritmo alarmante en economías cada vez más digitalizadas.

Aunque no estén encendidos, los aparatos consumen energía. | LN
Aunque no estén encendidos, los aparatos consumen energía. | LN

Esto se debe a que cada vez más aparatos, como lavadoras, luces o refrigeradoras, están conectados a la red y consumen la misma energía en posición de espera ( stand-by ) que cuando están encendidos.

“La proliferación de dispositivos conectados trae muchos beneficios para el mundo, pero ahora el costo es mucho mayor de lo que debería ser”, manifestó con preocupación la directora de AIE, María van der Hoeven.

Para la funcionaria, el problema es que estos aparatos no utilizan las últimas tecnologías disponibles por las cuales se podría consumir 65% de electricidad menos en modo de espera.

En el 2013, y según van der Hoeven, los 14.000 millones de aparatos conectados a Internet consumieron 616 teravatios/hora, de los cuales 400 se perdieron por culpa de una tecnología ineficaz.

Se proyecta que, si se aplican mejores medidas de eficiencia energética a dispositivos en línea en los próximos años, se podría ahorrar el equivalente al cierre de 200 centrales eléctricas de carbón de 500 megavatios.