Expertos aseguran que los récords de este año están probablemente relacionados con las bajas temperaturas de la estratósfera

 29 diciembre, 2015
El daño en la capa de ozono se manifiesta más claramente en la Antártica, durante la primavera austral.
El daño en la capa de ozono se manifiesta más claramente en la Antártica, durante la primavera austral.

El agujero de la capa de Ozono sobre la Antártida alcanzó en diciembre una extensión de 10 millones de km2, más del doble del promedio para esta misma fecha, según un estudio de la Universidad de Santiago de Chile y el Instituto Chileno Antártico (Inach).

Los datos fueron obtenidos por una misión científica al lugar y se suman al récord registrado en octubre, cuando el agujero alcanzó los 28 millones de km2, el cuarto más extenso desde que existen datos satelitales, de acuerdo a un comunicado de prensa del Inach.

Las mediciones de diciembre fueron lideradas por los científicos Raúl Cordero y Alessandro Damiani, quienes viajaron hasta la Estación Científica Polar Conjunta Glaciar Unión, en territorio antártico chileno, a unos 1.000 km del polo sur.

Los récords de este año "están probablemente relacionados con las bajas temperaturas de la estratósfera registradas esta temporada y no constituyen necesariamente un cambio de tendencia", según explicó Cordero en el comunicado de prensa.

El agotamiento o destrucción de la capa de ozono se manifiesta más claramente en latitudes altas, particularmente en la Antártica, durante la primavera austral.

Tras las limitaciones internacionales adoptadas a la emisión de sustancias destructoras de ozono, los científicos esperan una recuperación de la capa para mediados de este siglo.

El Protocolo de Montreal, firmado en 1987, estableció la prohibición progresiva de los clorofluorocarburos (CFC), sustancias que agotan la capa de ozono (barrera gaseosa situada a entre 20 y 50 kilómetros de altitud, que protege la Tierra de los rayos solares ultravioletas).

Etiquetado como: