Muchos proyectos pretenden mejorar la calidad de vida y cuidar el ambiente

Por: Monserrath Vargas L. 13 noviembre, 2014

Proyectos que procuran mejorar la calidad de vida de las personas en general e intentan disminuir la contaminación ambiental, se exhiben desde ayer en las Instalaciones Deportivas de la Universidad de Costa Rica (UCR), en Sabanilla.

Los creadores de estas iniciativas son 450 estudiantes de 190 centros educativos del país, quienes participan en la vigesimoctava edición de la Feria Nacional de Ciencia y Tecnología (FNCYT).

Uno de ellos es el niño Daniel Acuña, alumno de la Escuela Pasos de Juventud, en Barva de Heredia. Preocupado por la indiferencia con que a veces se abordan las necesidades de las personas con discapacidad, él programó y creó un robot que ayuda a la población ciega a identificar cuáles son los medicamentos que debe tomar.

“A ellos se les hace muy difícil identificar sus medicamentos y se pueden intoxicar (si no toman el indicado). Lo construí y, con el tiempo, lo he ido mejorando”, destacó el niño.

La idea combina tarjetas de colores en braille y programación para lograr que el robot reconozca el medicamento que la persona desea, al asociarlo con un color específico.

Esteban Pérez e Hilary Flores presentaron un dispositivo que pretende disminuir la conducción en estado de ebriedad. Además, se mostró un robot asistente para personas ciegas. | MEYLIN AGUILERA
Esteban Pérez e Hilary Flores presentaron un dispositivo que pretende disminuir la conducción en estado de ebriedad. Además, se mostró un robot asistente para personas ciegas. | MEYLIN AGUILERA

Los proyectos que se exponen pertenecen a campos como biología, química, ciencias sociales y del comportamiento e ingeniería, entre otros.

Reutilizar. Manuel Antonio García, del Colegio Técnico Profesional de Matapalo, Puntarenas, demostró que lo que para algunos es desecho, para otros es una oportunidad. Este joven y su compañera Alison Flores diseñaron ladrillos y bloques –similares a los de concreto– con materia orgánica, un subproducto residual del fruto de la palma africana.

“En teoría, solo se utiliza para la alimentación de calderos, pero nosotros decidimos disminuir la huella ecológica del ser humano e implementarlo en la creación de bloques”, explicó García.

El producto tuvo su evolución. Al inicio, recordó Flores, querían trabajar con adoquines para construir casas. Sin embargo, “el código sismológico no permite construir casas con los adoquines y fue entonces cuando decidimos implementarlo en bloques”.

El apoyo que el proyecto ha recibido en la zona sur, de donde provienen estos muchachos, ha sido importante. “En el lugar donde vivimos, este subproducto es desechado en grandes cantidades. Entonces, lo que hacemos es reutilizarlo”, destacó.

Los jóvenes calculan que el costo de un bloque de este tipo es de ¢250, mientras que uno de concreto vale el doble.

Las estudiantes Daniela Valerín y Alison Seas, alumnas del Colegio Vocacional Monseñor Sanabria, se interesaron por la seguridad vial e idearon un chaleco para motorizados.

“Cada vez que vos apretás el stop de la moto, el chaleco se va a encender y producirá señales para los demás conductores”, describió Seas.

La feria continuará durante este jueves y la premiación será el próximo viernes en la mañana. Ese día se entregarán 30 galardones o reconocimientos en las diferentes categorías.

Nathalie Valencia, coordinadora del Programa Nacional de Ferias, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Telecomunicaciones, explicó que, este año, son seis los proyectos que se escogerán para participar en el Costa Rica ISEF Challenge.

“De ahí estaríamos eligiendo los proyectos que van a representar al país en la Feria de Ciencia e Ingeniería de Intel, en mayo del 2015”, dijo.