Por: Juan Fernando Lara 31 julio, 2014
Enrique Espinoza, peón de construcción, ve televisión satelital en el precario “Triángulo de la Solidaridad”. Su conviviente, Blanca Medrano, quien no quiso aparecer en las imágenes, montó una pulpería en su casa para mantener a sus dos hijas (una de ellas fuera de foco). Juntos componen un hogar pobre de cuatro personas donde compraron el servicio de Sky por 18 meses.
Enrique Espinoza, peón de construcción, ve televisión satelital en el precario “Triángulo de la Solidaridad”. Su conviviente, Blanca Medrano, quien no quiso aparecer en las imágenes, montó una pulpería en su casa para mantener a sus dos hijas (una de ellas fuera de foco). Juntos componen un hogar pobre de cuatro personas donde compraron el servicio de Sky por 18 meses.

La señal de los canales de televisión foráneos por vía satelital se afianzó con fuerza en el 2013 sobre los techos de casas de sectores populares y zonas rurales del país.

Según datos divulgados ayer por la Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel), ese año se sumaron 47.326 nuevos abonados al mercado de todos los servicios de televisión por suscripción de Costa Rica.

Así, las antenas de televisión satelital pasaron de 99.610 en el primer trimestre del 2013 a 146.936 al cierre de ese año.

Durante el 2011 y el 2012, el volumen de nuevas afiliaciones a ese servicio no superó las 11.000. Ni siquiera las suscripciones en servicios de televisión por cable tuvieron tanta demanda. El sistema por cable es todavía el más consumido en el país con 489.848 líneas. No obstante, durante el 2013 las cableras solo sumaron 22.723 nuevos clientes.

Si en el 2011 y 2012, la televisión satelital acumuló 13% y 14% respectivamente del mercado nacional de la televisión por afiliación, para el 2013 ya tenía 23%, un incremento de nueve puntos porcentuales respecto al 2012.

En este tipo de servicio, la señal desciende de un satélite directo a una antena en la Tierra.

Esto permite difundirla a grandes extensiones de terreno, sin importar las elevaciones que haya. También ello explica la popularidad del servicio en zonas rurales, en donde las empresas de cable no brindan cobertura.

Las adhesiones ganaron fuerza cuando la empresa Claro empezó a competir con Sky en 2013, única firma que daba el servicio.

Etiquetado como: