Hospital Clínica Bíblica
  • ¿A las puertas de una intervención quirúrgica? Elija un centro médico de calidad

    Si debe someterse a una operación y ha decidido hacérsela en un centro médico privado, hay una serie de aspectos a los que debe prestar atención para aminorar complicaciones de salud posteriores

    ¿Qué hace que un centro médico sea de primer nivel?

    Cuando reciben la noticia de que deben someterse a una intervención quirúrgica, las personas suelen abrumarse y es frecuente que pasen por alto detalles de suma importancia como la calidad del centro médico donde se realizarán la operación.

    Y cuando han decidido que recurrirán a la medicina privada para tratar el padecimiento, la primera pregunta siempre es ¿cuánto costará el procedimiento?

    Aunque es normal y razonable formularse este cuestionamiento, es esencial indagar también sobre la preparación del especialista y características que hacen de un hospital privado un establecimiento con altos estándares de calidad. Estos aspectos son los que pueden hacer la diferencia entre una operación exitosa y una mala praxis.

    Pese a que las operaciones en un centro privado representa un gasto importante, las pólizas de seguro han venido a aliviar el bolsillo de muchos, permitiéndoles acceder a este tipo de atención médica.

    No tema preguntar

    Según explica Olga Ordoñez, de la jefatura de cirugía del Hospital Clínica Bíblica, el paciente no debe temer a indagar y cuestionarse sobre los requisitos con que cumple un centro médico para ser garante de calidad.

    Estos son algunos consejos al seleccionar al profesional y al centro médico:

    • Cerciórese de que esté debidamente certificado en su especialidad por el Colegio de Médicos y Cirujanos de Costa Rica. Lo mismo aplica para las enfermeras.
    • Asegúrese de que el lugar cuenta con los permisos respectivos del Ministerio de Salud y pregunte sobre certificaciones internacionales que avalen la calidad del servicio ofrecido.

    El Hospital Clínica Bíblica, centro médico con 87 años de trayectoria en el país, cuenta por, ejemplo, con la certificación Joint Commission International (JCI), que evalúa la calidad del servicio ofrecido por diferentes hospitales de todo el mundo.

    También ostenta el mejor laboratorio clínico del país certificado bajo la norma ISO 15189:2008, y cuenta con la reacreditación de Carbono Neutralidad por parte de la Universidad EARTH. Además, por sétimo año consecutivo, ha alcanzado una posición privilegiada entre los top 10 mejores hospitales de Latinoamérica, según el ranking de la revista América Economía.

    Esto ha permitido que dicho centro médico realice importantes mejoras en cuanto a infraestructura y recurso humano. Es por eso que todos los colaboradores del hospital, incluidos médicos, enfermeras, asistentes y personal administrativo, son sometidos a educación continua de sus funciones y nuevas tecnologías, así como a sesiones de refrescamiento.

    Hasta hoy, la Clínica Bíblica ostenta cuatro acreditaciones de calidad extendidas por JCI; esto les ha implicado someterse cada 3 años a procesos de auditoría, explica Lorena Morera, directora de Mercadeo.

    Reconocimientos de la Clínica Bíblica

    Un lugar con “techo hospitalario”

    Las personas que se someten a cualquier intervención quirúrgica fuera de la CCSS deben orientarse hacia un lugar que cuente con “techo hospitalario”.

    En otras palabras, buscar un centro médico capaz de solventar cualquier complicación o emergencia de salud que se produzca durante la operación o a raíz de esta, indica la directora de Mercadeo de la Clínica Bíblica.

    Por eso, evalúe si el hospital de su elección reúne los siguientes servicios:

    • Banco de sangre
    • Unidad de cuidados intensivos
    • Suministros adecuados de oxígeno
    • Varias salas de operaciones y una disponible en caso de emergencias
    • Especialistas para hacerle frente a distintas situaciones de emergencia
    • Equipos correctos y en buen estado para atender todos los procedimientos médicos
    • Anestesiólogos y cardiólogos disponibles ante cualquier eventualidad

    Cuando se trata de procedimientos de obstetricia –de los que más se realizan en centros médicos privados del país– se debe prestar atención a otros detalles.

    Ronald Salazar, cirujano ginecólogo del Hospital Clínica Bíblica, recomienda a los futuros padres indagar sobre aspectos relacionados con la capacidad que tiene el centro médico para hacerle frente a emergencias como atender a un recién nacido que presente complicaciones con insuficiencias respiratorias.

    En este sentido, es vital que el centro médico cuente con incubadoras, equipo de neonatólogos y enfermeras preparadas en obstetricia.

    Un paciente bien informado e identificado

    Todo paciente es responsable de informarse adecuadamente sobre la operación que se le practicará, así como también todo centro médico está obligado a evacuar todas las dudas de este de forma oportuna.

    Cuando un centro médico privado es de calidad, tanto médicos como enfermeras y demás personal que estarán en el quirófano, le explicarán claramente qué es lo que pasará dentro de este lugar.

    Pero además, un centro médico tiene la responsabilidad de realizar una adecuada recopilación de información acerca de los pacientes, antes de proceder con cualquier intervención quirúrgica.

    “El primer estándar en la certificación Joint Commission International es que los hospitales se aseguren de que el paciente ha ingresado correctamente identificado, que se registre si tiene alergias a algún medicamento o suministro, que estén todas las placas y exámenes de laboratorio pertinentes, que firme sus consentimientos, que sepa quién lo operará, qué esté informado sobre lo que se le va a hacer (que tenga la oportunidad de hablar con médicos y anestesiólogos) y que el cirujano le marque la laterabilidad al paciente (que se marque correctamente el miembro que se tiene que operar)”
    dijo Olga Ordoñez, de la jefatura de cirugía del Hospital Clínica Bíblica.

    Manejo del dolor

    Un aspecto que en muchas ocasiones se pasa por alto es conocer cómo maneja el centro médico el dolor físico después de una operación.

    Al tratarse de un servicio médico privado es esencial que le ofrezcan una correcta respuesta ante el dolor que eventualmente podría sentir.

    “Para nosotros, el tema del dolor es prioridad en una recuperación post-operatoria, después de cerciorarnos de que respire bien y de que los símbolos vitales se encuentren estables”
    explica Olga Ordoñez, de la jefatura de cirugía del Hospital Clínica Bíblica.

    En el Hospital Clínica Bíblica este aspecto se maneja desde el momento en que el anestesiólogo entra al quirófano y suministra el anestésico adecuado para que, tras la operación, el dolor del paciente sea controlado.

    Conozca los riesgos de cualquier operación

    Cuando una intervención quirúrgica no se efectúa correctamente se corre riesgos tales como contraer infecciones y bacterias, contaminarse, verse expuesto a malas suturaciones y que no se dé un manejo oportuno del dolor, por mencionar algunos efectos.

    En el caso de las infecciones y bacterias, la jefa de cirugía del Hospital Clínica Bíblica explica que, en la mayoría de ocasiones, estas se presentan por una mala manipulación quirúrgica; deficiencias en cuanto a la limpieza de las salas y de los instrumentos de operación, así como por descuidos de los especialistas en la manipulación de los tejidos del cuerpo humano.

    “Existe un desconocimiento muy elevado en el gremio sobre la esterilidad de los instrumentos médicos y sobre protocolos tan básicos como no apagar el aire acondicionado en las salas de quirófanos (las bajas temperaturas controlan las bacterias) e, incluso, el lavado de manos adecuado por parte de médicos y demás personas”
    dijo Olga Ordoñez, de la jefatura de cirugía del Hospital Clínica Bíblica.

    “En la Clínica Bíblica hacemos varios tipos de limpieza en las salas de operación. Después de cada procedimiento se hace una con productos especiales, con un ph neutro y, después de cirugías contaminadas, se hace una limpieza especial en la que se asean paredes, lámparas y colchones. Además, al final del día, se limpian todos los quirófanos, aunque no se hayan usado. Los fines de semana también se hacen limpiezas profundas”, añade.

    Pero además de las malas praxis, cualquier paciente se podría complicar en el quirófano por situaciones ajenas al centro médico, como son los paros cardiorespiratorios o las hemorragias; por ejemplo, tras un parto.

    En estos casos, el encontrarse en un centro médico que tenga la capacidad de reaccionar inmediatamente y hacerle frente a la emergencia, es decisivo. De ahí la importancia de unidades de cuidados intensivos, bancos de sangre y especialistas disponibles 24/7, factores citados anteriormente.

    ¿A qué tipo de cirugía se someterá usted?

    Existen tres tipos de cirugías que se efectúan según la necesidad de cada quien. Estas son: ambulatoria, con internamiento o mínimamente invasiva.

    Las cirugías ambulatorias son las que permiten una pronta recuperación del paciente, por lo que en cuestión de horas podría salir del hospital y, por lo general, representan un riesgo menor. Por ejemplo, extirpación de las amígdalas, hernias inguinales y legrados.

    Las de internamiento implican una prolongada estancia del paciente en el centro médico, debido a operaciones más elevadas, por ejemplo, las intervenciones cardíacas.

    Las mínimamente invasivas o también llamadas laparoscopia, una de las técnicas que marcan tendencia en medicina, pues representan una forma más práctica de efectuar operaciones ambulatorias y de internamiento.

    Básicamente, consiste en operar a través de instrumentos quirúrgicos largos visualizando el tejido interno en un monitor. Además, se diferencia de un procedimiento convencional porque las incisiones son más pequeñas.

    Esto implica que el médico tiene que tener la habilidad de operar al tiempo que está viendo hacia el monitor, lo que requiere un conocimiento adecuado de la técnica.

    La tendencia mundial es efectuar este tipo de cirugías, lo cual significa dos cosas: aprovechar los orificios naturales para ingresar al cuerpo humano y también procurar que las incisiones sean lo más pequeñas posibles. Por lo demás, el procedimiento quirúrgico es el mismo que el convencional, lo que varía es la forma en que se accesa al cuerpo humano”
    dijo médico Mario Sáenz, especialista en cirugía mínimamente invasiva de la Clínica Bíblica.

    Estas son las principales ventajas de las cirugías mínimamente invasivas:

    • Tiempo de recuperación más corto. En promedio, las personas vuelven a su rutina normal en un plazo de 15 días.
    • Menos dolor post-operatorio. Esto se debe a que los tejidos se manipulan menos, por lo cual se presenta menos inflamación y, por ende, disminuye el dolor.
    • Son más estéticas. Se trata de pequeñas incisiones y algunas incluso se realizan en el ombligo; esto las hace casi que imperceptibles.
    • El internamiento se reduce significativamente, ya que el paciente se recupera más rápido.
    • Menos probabilidades de infecciones y bacterias, al ser más pequeñas las incisiones y al manipularse menos los tejidos del cuerpo humano.

    Además, la buena noticia es que las laparoscopias se pueden efectuar tanto en cirugías generales como en las de especialidades.

    ¿Quiénes son aptos para este tipo de procedimiento? Según explica Sáenz, casi que cualquier paciente puede someterse a una laparoscopia; excepto aquellos que requieren de uso de instrumental médico distinto o que se encuentren en un estado de shock hemorrágico, por ejemplo.

    Tras la operación, los cuidados son similares a los de una operación convencional. El paciente debe vigilar su dieta, no hacer movimientos fuertes en los primero días, como manejar, y vigilar cualquier tipo de sangrado y mareos que se puedan presentar.

    Procedimientos más efectuados por laparoscopia

    Según explica Sáenz, los procedimientos más realizados mediante la técnica mínimamente invasiva en Costa Rica y en el mundo son las cirugías de vesícula, apéndice, hernias, de colon y las bariátricas (para tratar la obesidad).

    En el caso de la Clínica Bíblica, en promedio, cada mes se efectúan unas 40 laparoscopias. Esta cifra representa aproximadamente 75% de todas las cirugías que se realizan en dicho centro médico.

    Las cirugías de especialidades como ginecología, las cuales por los general son las más demandadas, también se pueden efectuar mediante este procedimiento.

    Entre las más efectuadas están las histerectomías (remoción del útero), miomectomía (eliminación de fibromas), estudio de dolor por endometriosis y quistes de ovarios, explica Ronald Salazar, cirujano ginecológico.

    Sobre este tipo de intervenciones, la jefatura de cirugías del Hospital Clínica Bíblica es la unidad encargada de evacuar cualquier duda que usted tenga sobre el tema.

    Esta es una publicación realizada por Brand Voice de Grupo Nación para

    Logo del Cliente