Limpieza: Clave para combatir la gripe AH1N1
  • Limpieza:

    Clave para combatir la gripe AH1N1

    Como el virus puede sobrevivir hasta 48 horas en superficies y objetos sólidos, y hasta 12 horas en materiales porosos como telas y billetes, es preponderante reforzar las rutinas de limpieza y desinfección en hogares, centros de trabajo, esparcimiento y transporte.

    Cuidados básicos

    La gripe AH1N1 puede contagiarse por medio del contacto directo con alguien enfermo, o bien al tocar objetos o superficies infectadas antes de llevarse las manos a ojos, nariz o boca. Pero se puede prevenir. En primer lugar, es importante que se apliquen la vacuna antigripal las personas en grupos de riesgo, tales como adultos mayores a 65 años, los menores de cinco años, embarazadas, obesos y gente con enfermedades respiratorias, cardiacas, con medicación inmunosupresora, entre otros.

    • Lávese las manos con frecuencia durante el lapso que tarda cantar dos veces el “Feliz Cumpleaños”.
    • Si no tiene agua y jabón a mano, utilice soluciones con base en alcohol.
    • Tosa y estornude cubriéndose con el antebrazo.
    • Evite tocarse ojos, nariz y boca.
    • Bote los pañuelos desechables luego de su uso.
    • Limite el contacto con personas enfermas.
    • Procure la ventilación natural del lugar donde esté (casa o trabajo).
    • Evite la permanencia en lugares cerrados, especialmente si son de concurrencia masiva.

    Prevención en el hogar

    Recuerde que limpiar es remover la suciedad visible, mientras que desinfectar consiste en utilizar una solución que elimine los virus y bacterias que no se aprecian a simple vista. Esto último se logra al disolver una taza de cloro en por galón de agua. Para los objetos más delicados, como los dispositivos electrónicos de uso frecuente, hay toallitas especialmente diseñadas con el grado de humedad óptimo para no dañarlos.

    En los hogares, trate de desinfectar a diario con especial énfasis en los lugares de mayor contacto, tales como:

    Higiene en centros de trabajo

    ¿Por qué es tan recomendable el cloro u otros productos desinfectantes con cloro? El detergente líquido común puede remover los gérmenes de una superficie, pero estos pueden volver a contaminar los objetos rápidamente, puesto que se alojan en los paños y las esponjas usados para limpiar y así infectan las siguientes superficies en ser supuestamente aseadas. Es por eso que, al igual que en el hogar, en los centros de trabajo usualmente se utiliza el cloro, que garantiza la eliminación de los contaminantes en más de un 99%.

    Cerciórese de que en su lugar de trabajo haya divulgación de las medidas higiénicas básicas por parte de los empleados, dispensadores de jabón y alcohol en gel suficientes, así como la existencia de un protocolo en caso de detección de casos en la empresa.

    Asimismo, verifique que el aseo con cloro u otros productos desinfectantes sea constante en:

    ¿Qué hacer en lugares donde no tiene injerencia?

    También puede suceder que se encuentre en sitios donde el aseo no dependa de usted, como centros de esparcimiento (sodas, restaurantes, estadios, cines, etc.) o transporte público. ¿Qué hacer en estos casos?

    Antes que todo, se recomienda quedarse en casa si se presentan padecimientos respiratorios y acudir al médico cuando se padezca alguno de los síntomas característicos de la AH1N1, como fiebre mayor a 38 °C, dolor de cabeza, escalofríos, cansancio extremo, tos seca y continua, dolores musculares y ardor ocular intensos. Esto porque una persona enferma es fuente de contagio y al acudir a lugares concurridos pone en riesgo a los demás.

    • Evite las aglomeraciones cuanto le sea posible.

    • Lleve sus propias dotaciones de jabón y alcohol en gel, así como toallas para secarse y una bolsa para deshacerse de ellas.

    • Para mayor seguridad, cuente con un dispensador propio de toallitas de cloro y úselo a discreción si tiene que tocar algún objeto “sospechoso”.

    • Procure distanciarse de personas que presenten síntomas.