Purina Cat Chow
  • Un gato bien alimentado
    es un gato feliz

    Los felinos tienen un particular comportamiento hacia la comida.
    Esta es una guía para propietarios que se preocupan por la salud de su animal

    Su estilo de vida y comportamiento peculiar y, en ocasiones, incomprensible hasta para sus propietarios, hacen del gato una mascota completamente interesante.

    Quienes se han adentrado en las andanzas felinas y han tratado de entender y de respetar su temperamento, se han dado cuenta de que son mascotas a las que hay que tomarles el gusto. Una vez que esto sucede, se encuentran frente a un compañero capaz de dar y de recibir amor, eso sí, bajo sus propios términos.

    Pero a diferencia del perro, el gato aún se encuentra en un proceso de domesticación, y esto se debe a que los humanos no han terminado de comprender todos su hábitos. Por ejemplo, muchas personas tienden a confiarse de la independencia de este animal y de sus agudas cualidades para la caza, y terminan por descuidar su alimentación, la cual es esencial para que tengan una vida placentera y cargada de buena salud.

    ¿Un animal exclusivamente carnívoro?

    Al ser el gato un magnífico cazador, algunos dan por sentado que tienen en sus casas a un animal exclusivamente carnívoro, por lo que basan su alimentación únicamente en carne, pollo o res.

    Si bien, es cierto que el contenido proteico y las grasas en el alimento para gatos tienen que ser mucho más elevadas que el de la comida para perros, estos no son los únicos nutrientes que necesitan los felinos en su alimentación, explica Gianna Fernández, delegada veterinaria de Nestlé Purina.

    "Los alimentos para gatos deben incluir un componente denominado taurina, que es un aminoácido esencial en la dieta del gato. De no contenerlo, el gato podría presentar paulatinamente problemas cardíacos, en la coagulación, problemas visuales y reproductivos, etc", añade la veterinaria.

    La alimentación según el gato

    A los felinos se les suele conferir la triste fama de animales delicados para la comida o de gustos muy gourmet. Esto se debe a que sus papilas gustativas son capaces de reconocer fácilmente sabores amargos, salados y ácidos, por citar algunos ejemplos.

    La médica veterinaria de Nestlé Purina explica que cada felino es diferente y que no todos reciben de igual manera una misma proteína. Algunos, por ejemplo, tienen mayor predisposición hacia los alimentos con sabor a pollo, nutriente que, según el organismo del animal, puede ser mejor procesado.

    En estos casos, lo mejor es reconocer a qué tipo de proteínas es más a fin su compañero. Teniendo claro lo anterior, tome en cuenta los siguientes aspectos.

    Alimentación según necesidades especiales y características

    Gatos con sobrepeso

    Proporcionarle al gato comida enlatada con alimento seco, sin medir las porciones, sumado a la falta de ejercicio en el animal, suelen ser causantes de la obesidad. Para evitar este mal, hay que dosificar la alimentación de acuerdo con las porciones sugeridas en la etiqueta del producto.

    Si su mascota consume lo sugerido en el alimento seco y, aún así, sigue engordando, podría presentar un problema metabólico.

    Gatas preñadas

    A las gatas preñadas se les suele alimentar con comida para gatitos, y durante varias veces al día, pues tienen un mayor gasto energético.

    Gatos de pelo largo

    Al acicalarse, razas como persa e himalaya, son más propensas a tragarse las bolas de pelo que les provocan vómitos recurrentes.

    Además de peinar a los gatos constantemente para eliminar el pelaje muerto, es importante brindarles un alimento alto en fibra, que ayude a mejorar el tránsito de las bolas de pelo y que así no las vomiten, si no que las puedan eliminar durante las deposiciones.

    Gatos con cálculos en la vejiga

    En términos generales, los gatos son más sensibles a presentar problemas en las vías urinarias. Por eso, existen alimentos específicos para tratar enfermedades como cálculos en la vejiga.

    En estos casos, los alimentos deben contener protectores que regulen el pH de la orina, para evitar la presencia o formación de cálculos o piedras en la vejiga. Esta alimentación especial se debe acompañar de una buena ingesta de agua fresca y de alimento enlatado.

    Alimentación según la edad

    Gatitos

    Requieren de un nivel de proteínas, taurina y de grasas mayor que el necesario en otras etapas de la vida, debido a que están en pleno desarrollo de sus facultades físicas y mentales.

    Cuando a los gatitos se les dificulta masticar la comida por falta de molares, el propietario puede hacer una papilla con las croquetas y agua tibia, y proporcionarle la mezcla al animal.

    Adultos

    Para ellos hay a disposición una amplia variedad de alimentos que se pueden escoger según las necesidades específicas del gato y de acuerdo con las proteínas a las que son más tolerantes y propensos.

    Además, hay productos que hacen una mezcla de proteínas para proporcionarle sabores más apetecibles a la mascota.

    Senior

    Un gato es considerado senior cuando llega a los 7 años de edad humana.

    Muchos veterinarios recomiendan que a partir de esta etapa se haga la transición hacia un alimento con niveles más altos de proteína y de taurina, ya que a diferencia de los perros que en la vejez suelen engordar, los gatos tienden a adelgazar, por lo que requerirán más nutrientes para mantener la masa muscular.

    Pautas para seleccionar un alimento de calidad

    Además de la proteína, grasa y taurina que debe contener el alimento para gatos, con el fin de determinar si es de buena calidad, fíjese en lo siguiente:

    ¿Cómo saber si mi gato está bien alimentado?

    Quizá sea esta una de las preguntas que más se formulan los propietarios de gatos, puesto que sus hábitos alimenticios distan mucho a los de otros animales y a los de los seres humanos. Al igual que el gato salvaje, que emplea la mayor parte del día en cazar a su presa, el gato doméstico también dedica buena parte de su tiempo diario en alimentarse, actividad que fracciona en varios tiempos de comida.

    Así luce un gato bien alimentado

    Así luce un gato con deficiencias nutricionales

    Hábitos alimenticios de los felinos

    Además de sus fugaces y múltiples visitas diarias al pienso de comida, su querida mascota tiene ciertos hábitos alimenticios que en muchas ocasiones son difíciles de descifrar y que aquí se los explicamos.

    Esta es una publicación realizada por Brand Voice de Grupo Nación para
    Logo del Cliente

    Agua

    Este animal de compañía es reacio a tomar agua, por lo que requiere de más incentivos para hacerlo. Cambiar el líquido durante varias veces al día, utilizar recipientes de vidrio o fuentes especiales que la mantengan más fresca y, por ende, con mejor sabor para ellos, puede impulsarlos a beberla con más frecuencia. Recuerde que su gato es muy sensible a los sabores, incluso al del agua. Un líquido con mucho contenido mineral podría no serle apetecible y generarle a largo plazo problemas como cálculos en la vejiga. Valore si entre sus posibilidades está el ofrecerle agua filtrada o de botella.

    Alimento seco

    Al igual que con el agua, la mayoría de gatos prefiere su comida fresca cada vez que la consume. Si no tiene tiempo para estarle sirviendo el producto fresco durante varias veces al día, opte por un dispensador electrónico que le ofrecerá comida recién salida cada vez que su mascota la requiera.

    Recipientes para comer

    Como los humanos, los felinos también prefieren un recipiente limpio en todo momento, debido a su selectivo paladar. Procure lavarlos constantemente y que no queden restos ni olor a jabón en ellos. Los recipientes de metal propician un mayor aseo, ya que la comida y los olores se acumulan menos.

    Ubicación de la comida

    Bajo ninguna circunstancia coloque la comida y el agua de su gato cerca de su lecho absorbente. De hecho, la litera debe ubicarse en un lugar con suficiente privacidad, para que su gato no se sienta expuesto en ella. Si en la casa hay perros, mantenga el alimento en lugares altos, para que el can no hurgue en la comida del felino y viceversa.

    Leche

    Si el gato ha superado el periodo de lactancia, no necesitará más leche en toda su vida. Es un mito creer que los gatos requieren de este lácteo. Es más, lejos de beneficiarlos, la lactosa puede provocarles diarreas severas.

    Mismo alimento todos los días

    Como propietario de gato, posiblemente haya constatado que su amigo siente temor y cierta reserva hacia los entornos y hábitos nuevos o extraños para él. Por eso, no trate de sorprenderlo con alimentos nuevos, pues probablemente no los recibirá de buena gana, ya que ellos tienden a “casarse” con un alimento específico y podrían rehusarse a comer otro que no sea el mismo de siempre. Si por razones de fuerza mayor debe variarlo, lo aconsejable es hacerlo de forma gradual, mezclando el alimento nuevo con el de siempre.

    Comida casera

    Ofrecerles comida casera a las mascotas las vuelve mucho más selectivas al comer y podrían sentir rechazo hacia el alimento seco. Además, ciertas comidas de consumo humano pueden generar problemas digestivos en los felinos, como las preparaciones con ajo y cebolla y muy condimentadas. Los alimentos procesados, los chocolates y dulces en general también son nocivos para ellos. Si su gato come frutas, no hay problema. Sin embargo, evite el exceso por el azúcar y ofrézcale solo las que no tienen semillas. Si el caso es que su mascota siempre ha consumido comida casera y desea hacer la transición hacia el alimento especializado, hágalo de forma paulatina y mezcle el alimento seco con paté para gato, para que lo vaya asimilando.