Un plan para renovar la ciudad
  • UN PLAN PARA RENOVAR LA CIUDAD

    El Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU) lanzó un reglamento para mejorar el ordenamiento urbano de nuestro país y por ende, la calidad de vida de sus habitantes. El documento está dirigido a las municipalidades y a todos los ciudadanos que deseen ver un cambio en su comunidad. Aquí le explicamos cómo funciona

    ¿Alguna vez ha identificado que las zonas verdes de su comunidad son cada vez más pequeñas, que la ciudad se está desarrollando de manera desordenada o que el acceso para las personas con discapacidad es complicado?

    Si la respuesta a alguna de esas interrogantes es sí, hay un instrumento que busca resolver esas y otras problemáticas que afectan diariamente la manera en la que conviven los costarricenses.

    Se trata del Reglamento de Renovación Urbana, elaborado por el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU), el cual está vigente desde el 1° de junio del 2017, tras su publicación en La Gaceta.

    El Reglamento constituye una herramienta que busca mejorar la calidad de vida física y mental en el espacio urbano, según afirma Sonia Montero, Presidenta Ejecutiva del INVU. Un tema que la jerarca califica como una “asignatura que estaba pendiente” para la entidad.

    El INVU promueve la participación ciudadana a través del Reglamento de Renovación Urbana, al reconocer la autonomía municipal, dándole la iniciativa a los gobiernos municipales, quienes podrán ser receptores de iniciativas ciudadanas.

    “Nos dimos a la tarea de crear el reglamento para fijar las normas que deberán adaptarse para rehabilitar, remodelar o regenerar áreas urbanas que son disfuncionales, que tienen problemas porque están deterioradas o para conservar aquellas áreas urbanas cuya intervención se considera estratégica por su gobierno local”
    añade Sonia Montero, Presidenta Ejecutiva del INVU.

    ¿Quiénes pueden utilizar el Reglamento de Renovación Urbana?

    El desarrollo urbano de un país es un tema complejo, especialmente si los gobiernos municipales no cuentan con las herramientas adecuadas para el desarrollo urbano ordenado. Esas herramientas son planes reguladores, reglamentos y manuales que el INVU está proporcionado a la sociedad costarricense, mediante la elaboración y actualización de las mismas y acompañamiento en su ejecución.

    Costa Rica cuenta con ochenta y dos gobiernos locales y ocho concejos municipales de distrito. Entre ellos, solamente ocho cuentan con un plan regulador completo y vigente: Montes de Oca, Goicoechea, Cartago, Paraíso, Alvarado, La Unión, Osa y Golfito.

    Una de las grandes responsabilidades del INVU, es contribuir a ordenar el desarrollo urbano, en donde se concentra la mayoría de la población. Esa es la motivación de dar apoyo a los municipios, pues según las Naciones Unidas (ONU) la población mundial actual de 7.600 millones de personas alcanzará los 8.600 millones para el año 2030.

    "Los gobiernos locales que no cuenten con plan regulador vigente o con el Reglamento de Renovación Urbana, tendrán a su disposición este material para tomar decisiones con base en la adecuada reglamentación respecto de su problemática urbana. Optar por el análisis respaldado de espacios urbanos en deterioro o disfuncionales y posible recuperación de objetos arquitectónicos y paisajísticos de la ciudad, es ahora una excelente oportunidad para el ordenamiento de nuestras ciudades"
    dice Montero.

    Según los artículos que componen el documento, una vez transcurridos cuatro años de su entrada en vigencia, todos los gobiernos municipales deberán contar con un mapa que identifique las zonas con potencial de renovación urbana.

    “Es importante que las instituciones gubernamentales tomen en cuenta la voz de las municipalidades y de la ciudadanía en este proceso, de tal manera que se logre identificar los principales problemas urbanos que afectan a la comunidades. En el proceso de aplicación del Reglamento de Renovación Urbana, será posible minimizar el riesgo en el deterioro de calidad de vida de la población", enfatiza la representante del INVU.

    Puede descargar el Reglamento de Renovación Urbana aquí

    Funcionamiento del reglamento

    Detección del problema

    Plantear inquietud ante municipalidad

    Concejo Municipal debe analizar la situación

    Concejo Municipal debe formular un proyecto o propuesta

    Exponer el plan a consulta popular para aprobar

    Realizar el plan

    Cuando el gobierno municipal decida involucrarse con la renovación urbana, deberá asegurarse de que el documento del Plan Proyecto contenga una justificación, antes de enviarlo a revisión al INVU.

    En esta se deben indicar las causas, las deficiencias a corregir y el beneficio a percibir; asimismo se deberá aportar el documento del gobierno municipal que certifique la existencia de la causa de la intervención.

    También se deberá presentar un diagnóstico en el cual se incluye la recolección, clasificación, comparación y evaluación del problema. Además, debe indicarse si el plan fue parte de una iniciativa municipal, pública, privada o mixta.

    Es necesario incluir en el documento la delimitación del área, la factibilidad, los instrumentos de gestión de suelo, las prácticas a utilizar y la propuesta de diseño con elementos gráficos.

    El INVU realizó, en conjunto con el Instituto de Fomento y Asesoría Municipal (IFAM), una serie de capacitaciones dirigida a los gobiernos locales, a Alcaldías e Intendencias, entre otros, para explicar el funcionamiento del Reglamento de Renovación Urbana.

    Esta es una publicación realizada por Brand Voice de Grupo Nación para
    Logo del Cliente

    Riesgo por amenazas naturales

    Sectores con vulnerabilidad y que representan un peligro para la vida de los habitantes. Pueden o no contar con declaratoria de inhabitabilidad.

    Deficiente o inexistente infraestructura

    Áreas urbanas disfuncionales que no cuenten con infraestructura urbana básica como sistemas de movilidad, de pluviales, de alcantarillado sanitario, de agua potable, de electricidad y de telecomunicaciones. O bien, sectores en los que se cuenta con la infraestructura, pero la misma no satisface las necesidades de la población a la que sirven.

    Deficientes o inexistentes áreas de parques y facilidades comunales

    Sectores que no cumplan con los porcentajes de áreas de parques y facilidades comunales establecidos en la normativa; o bien, que no satisfacen las necesidades de la población a la que sirven.

    Protección ambiental de recursos naturales

    Sectores que cuenten con recursos naturales que deban ser conservados, que estén invadidos o contaminados por procesos de urbanización.

    Presencia de asentamientos informales

    Edificaciones que se encuentran ubicadas en terrenos ocupados por habitantes que no ostentan su tenencia legal.

    Presencia de asentamientos irregulares o estructuras inhabitables

    Conjunto de edificaciones e infraestructura urbana, desarrollados sin observar las normas de fraccionamiento, urbanización o construcción.

    Presencia de patrimonio arquitectónico o intangible

    Sectores urbanos o edificaciones con valor patrimonial, en los que se puedan fomentar actividades culturales, comerciales o turísticas, optimizando su uso en función de las necesidades existentes.

    Inadecuado tejido urbano

    Sectores ubicados en las áreas urbanas que presentan patrones de desarrollo urbano dispersos, sin redundancia vial, con inadecuado parcelamiento, que produzcan fragmentación del espacio público o generen segregación urbana.

    Revitalización Urbana

    Áreas urbanas disfuncionales que presentan potencial para renovar y repoblar, que requieran transformaciones físicoespaciales o socioeconómicas que los hagan funcionales y accesibles, en busca del interés común.