• Una nueva oportunidad
    para cumplir tus metas

    Iniciá el 2017 con unas finanzas saludables.
    Comenzá a ahorrar y alcanzá todo lo que te propongás

    El sueño de viajar, comprar carro o casa es fácilmente interrumpido cuando caemos en la realidad de que no tenemos el dinero suficiente para lograrlo. Sin embargo, la buena noticia es que basta con organizar los ingresos y programar los ahorros para estar cerca de todos esos sueños. Alcanzar unas finanzas saludables nos permitirá no solo materializar algunos de esos deseos, sino también mejorar nuestra salud emocional.

    Por eso, en este inicio de año, aprovechá para establecer tus metas y, por medio de un presupuesto mensual, llevá el control de tus ingresos y egresos. De esa manera podrás determinar la capacidad de ahorro con la que contás y por ende, el tiempo que tardarás en cumplir tus objetivos.

    El presupuesto mensual

    El primer paso, antes de comenzar con el plan de ahorro, es que identifiqués cuál es tu estado financiero. Ya que puede que tengás un ingreso lo suficientemente bueno como para hacer un ahorro sustancioso, pero las compras diarias y compulsivas te dejan con muy poco o nada de dinero al final de cada quincena.

    “El presupuesto mensual te permitirá distribuir y controlar los ingresos y las salidas de tu dinero, determinar en qué utilizás el salario, revisar si hay gastos que se pueden disminuir o eliminar, hacer previsiones y, sobre todo, establecer un monto de ahorro para alcanzar una meta a futuro”.
    EXPLICA DAGOBERTO HIDALGO, SUBGERENTE DE NEGOCIOS DE MUCAP.

    Lo más recomendable a la hora de hacer un presupuesto es mantener una plantilla fija, ya sea en Excel o en un papel. Con esta podrás tener una radiografía para hacer comparaciones mes a mes y tomar acciones, según los resultados.

    “Comenzar un presupuesto es la oportunidad para hacer borrón y cuenta nueva en el manejo del dinero”, asegura Javier Angulo, de Finanzas con Propósito.

    El presupuesto puede ser personal o familiar, según los proyectos de vida que tengás. Sin importar quienes están involucrados, es necesario que siempre se incluyan todos los ingresos. En este rubro se cuenta el salario, pago de horas extra, aguinaldo, salario escolar, bonificaciones, entre otros.

    Seguido a esa información, registrá todos los gastos. Para mayor control, podés dividirlos en tres categorías: fijos, necesarios y ocasionales.

    En los gastos fijos vas a incluir aquellos que tenés que cancelar todos los meses y cuyo monto no varía, como los alquileres, los préstamos bancarios, la mensualidad escolar o Internet.

    Los necesarios son los que se pueden reducir mas no eliminar: alimentación, electricidad, teléfono, entre otros. Por último, los ocasionales son los gastos que no te representan una necesidad y que podés eliminar, como por ejemplo: cine, salidas a restaurantes o ropa cuando no es necesaria.

    Cuando ya contés con la suma de todos los ingresos, restale todos los gastos. Con esto podrás analizar el resultado obtenido. Lo ideal es que el ingreso sea superior a los gastos y que el monto restante se destine a un ahorro.

    Es aconsejable también que utilicés un calendario adicional para anotar todas las fechas de vencimiento de los pagos. Con esto evitarás el pago de intereses por morosidad.

    Hay que tener presente que los gastos varían de un mes a otro, pues en algunos se presentan mayores gastos. Por lo que, en los períodos que hay menor uso del dinero, es vital ahorrarlo, según lo que recomienda el representante de Mucap.

    Resultados esperados

    • Deudas: Considerá que tus deudas no superen el 50% del total de tus ingresos. En caso contrario, tu capacidad financiera se puede ver limitada.
    • Ahorro: Destiná al menos entre un 10% y un 20% de tus ingresos al ahorro, a fin de que pueda ser utilizado en una meta específica o para cubrir alguna situación especial que surja.
    • Gastos necesarios: Mantené los gastos prioritarios alrededor del 20% o 25% de los ingresos.
    • Otros gastos: El porcentaje restante podés utilizarlo en aquellas compras esporádicas que no forman parte de los gastos fijos mensuales, tales como gastos de entretenimiento, vestimenta o imprevistos.

    Comenzar un ahorro

    El fijarte una meta para el ahorro te permitirá tener más claro el monto que debés ahorrar en un período de tiempo. Además, es una forma que te conducirá al trayecto para cumplir tus objetivos.

    “La disciplina de ahorrar es una de las mejores opciones para mantener las finanzas sanas, pues evitará el endeudamiento innecesario”, agrega Dagoberto Hidalgo, subgerente de Negocios de Mucap.

    La mejor forma de ahorrar es cuando determinás un objetivo para el ahorro y esto lo lográs de acuerdo con las metas que te pongás a corto, mediano y largo plazo. Sin embargo, se aconseja realizar varios ahorros a la vez, pues esto permitirá aprovisionar para cumplir varios objetivos en el tiempo.

    Por ejemplo, puede que una persona desee hacer un viaje al final del año, pero adicionalmente requiere pagar el derecho de circulación de su vehículo, por lo que decide hacer dos ahorros para cumplir dos objetivos distintos, previendo que si no realiza un ahorro difícilmente puede hacerle frente a estos dos eventos al mismo tiempo, sin afectar su liquidez.

    “El ahorro para las personas suele parecer un lujo, cuando en realidad es una necesidad. Sin embargo, cuando descubren el poder que tiene, se entusiasman y se animan a desarrollar más formas de ahorro creativo”, indica Javier Angulo, de Finanzas con Propósito.

    ¿Qué aspectos de disciplina necesita si quiere empezar un ahorro?


    • Fijate una meta o bien, un propósito por el cual deseás ahorrar.
    • Determiná el monto quincenal o mensual que deseás ahorrar y el plazo del ahorro. Podés iniciar con un porcentaje pequeño de tus ingresos y poco a poco lo vas incrementando.
    • Escojé una forma de ahorro; ya sea, un producto de ahorro del sistema financiero o un método tradicional.
    • Apegate al monto y plazo que te propusiste para alcanzar el objetivo.
    • Revisá el progreso de tu ahorro de vez en cuando.
    • Al momento de alcanzar la meta propuesta de ahorro, establecé una nueva meta para que continués ahorrando.
    • Si recibís algún ingreso no esperado, ahorralo.

    Programa de ahorros

    Las entidades financieras cuentan con varios instrumentos de ahorro que se ajustan a los propósitos de cada persona. Mucap, por su parte, tiene a disposición las siguientes opciones de ahorro, según tus proyectos:

    Ahorro programado:

    Es ideal si lo que deseás es un ahorro que te permita alcanzar metas a mediano y largo plazo. Con este instrumento financiero, escogés el plazo y el monto y, al final del período, obtenés el dinero más los intereses.

    Beneficios:

    • Crea cultura de ahorro.
    • Intereses capitalizables durante todo el plazo.
    • Plazo a convenir desde 6 meses hasta 3,5 años.
    • Cuotas desde $20 o su equivalente en colones.
    • Planes en colones y dolares.
    • Garantía del Estado.

    Ahorro a la vista:

    Si lo que deseás es mantener un fondo disponible para atender imprevistos o emergencias, la Cuenta Valor te genera los mejores rendimientos del mercado a la vista y, además, te premia por la permanencia de los saldos en el tiempo.

    Beneficios:

    • Disponibilidad inmediata del dinero.
    • Mejor rendimiento del mercado para fondos a la vista.
    • Garantía del Estado.
    • Depósitos inembargables hasta por ₡ 600.000.
    • Los intereses no son objeto de pago de impuestos sobre la renta.

    Certificados de Inversión a Plazo:

    Esta es una forma de asegurarte el dinero a futuro y obtener un alto rendimiento. Podés elegir el monto y el plazo y de acuerdo con ello, varía la tasa de interés que vas a percibir por el dinero. Constituye una excelente alternativa para quienes requieren capitalizar un fondo para un proyecto o fin específico.

    Beneficios:

    • Garantía del Estado.
    • Atractivas tasas de interés.
    • Exentos del impuesto de la renta.
    • Ante una eventual necesidad de liquidez del inversionista, son documentos que pueden ser negociables en Bolsa antes de su fecha de vencimiento.

    La salud y las finanzas

    Una buena estabilidad financiera te permitirá tener una vida más tranquila y placentera.

    El control de los números forma parte de la salud integral de una persona. Desde optar por una alimentación balanceada hasta evitar el estrés que generan las dificultades económicas, el presupuesto siempre es una variable importante.

    “La inestabilidad económica genera angustia, preocupación, incertidumbre y cambios en el estado de ánimo. Estos sentimientos interfieren en las relaciones interpersonales, en el desempeño laboral y en la calidad de vida de las personas”,
    DICE SANDRA AYALES, PSICÓLOGA.

    La especialista recomienda inculcar en los niños el hábito del ahorro. Lo ideal es comenzar por algo pequeño, pero con un objetivo claro: un juguete, ropa o un viaje muy deseado.

    Por otro lado, la psicóloga María Esther Flores indica que una buena situación económica abre puertas a la creatividad para que el trabajo en donde la persona se desarrolle sea más productivo y las relaciones laborales fluyan en un mejor ambiente, de ayuda desinteresada, con más compañerismo que competencia desleal.

    “El chineo es un truco que ayuda a colaborar con el control de las finanzas. Pensar en unas lindas vacaciones es suficiente motivación para ahorrar. Por lo menos una vez al año, salir de la casa, ir a la playa, al campo o inclusive viajar a otro país en familia hace que todos colaboren, se abstengan de cosas superfluas y gocen esperando ese día”, indica Flores.


    Esta es una publicación realizada por Brand Voice de Grupo Nación para

    Logo del Cliente