ciudad | Callejón con salida

San José de ricos, Chepe de pobres

Hay una ciudad simbólicamente amurallada, que se construye hacia arriba  y  dándole la espalda al resto de “ciudadelas” que comparten con ella el territorio.

Al frente tiene un parque deportivo, pulmón capitalino, que no sirve más que para generar  buen aire y propiciar un  lindo paisaje desde la ventana de los apartamentos de clase alta (definitivamente  superan el 1.70 del tico promedio); pues, quienes habitan en estas compactas, pero lujosas residencias, ni por castigo irían a hacer deporte allí, para eso tienen un gimnasio, en el propio edificio que les da techo.

Rascacielos imponentes son las estrellas de esta ciudad impulsada por el gobierno local como parte de una estrategia de repoblamiento selectivo, destinada a ciudadano$ vanguardistas y de gruesa billetera o con un buen récord crediticio para adquirir una deuda millonaria, no importa…

El precio que ellos pagan ronda los $400.000; el precio que paga San José, es todavía mayor.

Hay una frontera en la capital, de un lado está la San José de ricos; del otro, el Chepe de los pobres.

San José de rascacielos y de vanguardia...
San José de rascacielos y de vanguardia... (Archivo) ampliar

Se nos quiere vender la idea del crecimiento, vanguardia y desarrollo a partir de una treintena de edificios; pero esa realidad  es apenas una microrealidad; la macrorealidad, de la que no se presume, es la de barrios marginales, olvidados y, a veces, sin la cobertura de los servicios básicos, en crisis económica y con la amenaza constante de la delincuencia.

San José no es solo La Sabana y el Paseo Colón, también es barrio México, barrio Cuba, Sagrada Familia, los Hatillos, La Carpio, Pavas, la “ zona roja”.

En los primeros dos sectores mencionados se ha fomentado la inversión privada y el desarrollo inmobiliario, acompañado de un auge comercial; en las restantes, no.

Se fomenta, conscientemente y desde las estructuras del poder económico y político, una marginalidad territorial que desemboca en desigualdad inequidad y parias sociales.
Chepe de indigentes, pobreza y basura...
Chepe de indigentes, pobreza y basura... (Archivo) ampliar

“(…) así se funden y confunden los barrios obreros estables con la economía callejera informal, dominada por actividades ilícitas o criminales, y la violencia y el miedo que estas generan, con gran circulación de armas de fuego y de drogas, más los enclaves marginales, definidos por la experiencia de un estigma de grupo y una decadencia colectiva”, reflexiona el sociólogo Loic Wacquant refiriéndose a la segregación urbana, fenómeno presente en muchas ciudades y que ha aumentado desde inicios de este milenio.

¿Cómo combatir el fenómeno? ¿qué hacer?, lo primero es abrir los ojos y darnos cuenta de lo que sucede; lo segundo, analizarlo con criticidad y preguntarnos ¿es esa la capital que queremos?, en donde unos pocos ricos vivan amurallados en una burbuja de lujo, mientras el resto de la ciudadanía carece de oportunidades reales para ascender socialmente y mejorar su calidad de vida.

Lo tercero es tomar acciones, cada quien desde su trinchera, el programa Estado de la Nación indica en su último informe, sobre el tema de desigualdad social, que es un  imperativo  ampliar los esfuerzos para promover la equidad e integración, una gestión que le compete tanto al aparato estatal (inversión pública, compensar desigualdades generadas por la dinámica económica) como al mercado (cumplir con la legislación laboral), pero también a los ciudadanos (exigiendo, demandando y eligiendo representantes de forma responsable).

Así, la muralla entre San José de ricos y Chepe de pobres podrá derrumbarse y se conformará, una sola comunidad, un San José inclusivo.
@matablanco

#vidaensanjosé

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: San José de ricos, Chepe de pobres

Otros posts

Últimas noticias