San José | Callejón con salida

Inundaciones chinas y ratas josefinas

La lluvia de un país tropical lluvioso sorprende a los planificadores urbanos y hace de las calles ríos, provocando una invasión de ratas de alcantarilla a la superficie, reflejo del subdesarrollo de la ciudad y de la poca visión de los tomadores de decisiones, quienes invierten solo en disfrazar paisajes, sin mejorar su topografía



Todo proyecto requiere una evaluación de resultados, sobre todo si se trata de una obra pública, básicamente es un estudio para determinar qué se hizo bien y qué mal, errores y  aciertos, si se cumplieron los objetivos o si se fracasó.  Hay tres motivos por las cuales tales evaluaciones no se efectúan o dan a conocer.
1. Mal planeamiento: se piensa en corto plazo, en inaugurar la obra.  No se contempla la  evaluación posterior.
2. Sí se hace la evaluación, mas los resultados son tan malos que se archivan, esperando que el tiempo logre que la gente olvide y deje de preguntar.
3. Se sabe a priori que los resultados serán malos, por tanto no se hace la evaluación (esta es la más común).

Expuesto  mi  punto y ante la imperativa necesidad que tiene el Barrio Chino de ser evaluado, les invito a que hagamos un ejercicio con este proyecto municipal; escriban  su comentario al final de  este post. Inicio  el mío con una cita de Wilfrido Vega, encargado de despacho de la Casa del Tornillo: "Desde la construcción del Barrio Chino hay problemas con las alcantarillas. Se inundó ayer y la semana pasada también. La Municipalidad brilla por su ausencia".

Así lucía un sector del barrio chino este lunes.
Así lucía un sector del barrio chino este lunes. (Édgar Chacón para La Nación.) ampliar

Vega se expresó de tal forma en una nota de La Nación sobre las inundaciones de los últimos días sufridos en el Barrio Chino producto de un deficiente sistema de alcantarillado. El agua inundó las calles y  puso a comerciantes a defender su mercadería con escobas y trapeadores.
La escena evidencia la mala planificación y una desacertada acción del ayuntamiento, encabezada por el alcalde de entonces, Johnny Araya.

En defensa del municipio Svetlana Kompniets, encargada de las cuadrillas de limpieza de la red pluvial, justificó lo acontecido diciendo  que el sector donde se ubica el barrio chino es un sitio "de inundación recurrente"; es decir: algo que siempre pasa, como si fuera una condición irremediable del lugar.

Más bien, al ser una  zona de inundación recurrente –entiéndase: anunciada y esperada– enfrentarla debería ser más sencillo, se sabe, de antemano cuál será el golpe del contrincante. Pese a ello,  no se hace nada hasta tener el agua hasta el cuello, en este caso, hasta los tobillos.


Agréguele al Barrio Chino la demolición de los domos  (reductores de velocidad) en los que se invirtieron más de ¢10 millones, y la escasez de visitantes y compradores, denunciada por los dueños de los locales, lo cuales, por cierto, nunca se sumaron a la dinámica oriental, el Barrio Chino, nunca ha sido chino en realidad.

Otra consecuencia del colapso del alcantarillado tuvo lugar en el Parque Central, en donde las ratas salieron a la superficie e invadieron el espacio urbano reservado para que  ciudadanía conviva y disfrute de la ciudad.

Las ratas caminan por el parque, cual si fueran palomas.
Las ratas caminan por el parque, cual si fueran palomas. (Diego Grooscors para LN) ampliar

La Municipalidad califica el problema de plaga y dice que las ratas son de gran tamaño, que salen a toda hora y que le han perdido el miedo al ser humano


 En una entrevista a la radio ADN, Edgar Torres, supervisor de la unidad de Parques de la Municipalidad califica el problema de plaga y dice que las ratas son de gran tamaño, que  salen a toda hora y que le  han perdido el miedo al ser humano.

Una ciudad tomada por ratas no hace más que ahuyentar a la gente; San José de paso y no destino.

Lo positivo es que tanto los usuarios del Parque Central como los comerciantes el Barrio Chino han manifestado su malestar, y denunciado la situación, el reclamo es el primer paso del cambio, es lo que dispara la propuesta.

¿Será que en el próximo invierno volveremos a escribir de este tema?, ¿dirán los responsables, “nunca había llovido tanto”, como siempre lo dicen?, ¿o se hará el cambio?; ¿impulsará la ciudadanía ese cambio?

@matablanco

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Inundaciones chinas y ratas josefinas

Otros posts