Blogs

Cuento

Espejismo en Circunvalación II

Actualizado el 14 de noviembre de 2013 a las 06:23 pm

Blogs

Espejismo en Circunvalación II

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Su Rocky yacía, con las intermitentes puestas y la tapa levantada; "pobre, no sabe nada de mecánica", pensé.

Salí tarde del trabajo, como siempre, para escapar de la soledad entre informes y fiscalizaciones; tomé la ruta que siempre tomo y en una de las tantas rotondas, lo alcancé a ver.

Y siguió su camino...
ampliar
Y siguió su camino... (Archivo)

Allí estaba él, hablándole a su celular al borde de la carretera, con una de esas camisas de cuadros que siempre usa. Su Rocky yacía, con las intermitentes puestas y la tapa levantada; "pobre, no sabe nada de mecánica", pensé.

Traté de seguir mi camino; sin embargo, algo hizo que le diera otra vuelta a la rotonda. Lo vi de cerca, pero no me animé a parar. Seguro estaba con alguna tipa, ¿qué me importaba a mí que su carro estuviera varado?

Cuando debía enrumbarme hacia Circunvalación, volví a dudar, una nueva vuelta en la rotonda.

Esta vez sí me acerqué; le hice un cambio de luces, una invitación para que se acercara a mi ventana y ofrecerle ayuda. El tipo reaccionó extrañado.

Ahora resulta que me lo imaginaba. Ahora resulta que quería ser su salvadora.

Puse las altas y descubrí que no se trataba de él; el pobre, encandilado, puso cara de susto; me dio risa el tonto.

Seguí mi ruta muerta de risa, en parte por la cara nerviosa del extraño; en parte por mi torpeza. Ahora resulta que me lo imaginaba. Ahora resulta que quería ser su salvadora; reía y reía, tanto que hasta se me salieron las lágrimas.

"Estoy loca, viendo espejismos".

En el tercer semáforo, la risa se había disipado; el llanto, en cambio, no paraba.

@matablanco

  • Comparta este artículo
Blogs

Espejismo en Circunvalación II

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota