Blogs

Vida urbana

Mujeres transexuales en la vía josefina

Actualizado el 24 de octubre de 2013 a las 05:47 pm

Blogs

Mujeres transexuales en la vía josefina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hago el Alto de siempre, está lloviendo, vuelvo a ver a mi izquierda y está la mujer transexual de siempre;  trabajando como siempre, resguardada  bajo un techo callejero, revisa su teléfono, lee un mensaje de texto, guarda el celular en el bolso, se persigna, el carro de atrás toca el pito, avanzo.

Mujeres transexuales enfrentan la inseguridad mientras trabajan.
ampliar
Mujeres transexuales enfrentan la inseguridad mientras trabajan. (Adrián Arias/Archivo)

No hacen nada ilícito, optaron por un oficio y lo ejercen; hay oferta, hay demanda, es muy simple.

Maquillarse, más que un ritual, es un arte; la pintura colorada que recorre sus labios, la dosis justa de colorete, las sombras alrededor de sus ojos, el pincel con que hace que sus pestañas se vuelvan frondosas.Se viste con una falda corta, muy corta, que le permite presumir de sus piernas bronceadas, largas y gruesas. No importa que haga frío, su cuerpo ya se acostumbró, puede andar pelada sin problemas, la brisa y la llovizna no la afectan.Se pone unos zapatos de tacón enormes, cuando empieza a caminar debe repasar la metodología: tacón, punta, tacón punta, en línea recta, tambaleándose con elegancia.Hago el Alto de siempre, vuelvo a ver a la esquina,  un grupo de adolescentes en un carro se acerca a donde está ella, atraídos por su perfil de pasarela.- ¡Hola miamorch! – dijo uno sacando la cabeza por la ventana.- Hola guapo, me lleva a dar un paseo– responde con tono pícaro y gentil.- ¡Enseñe algo! – gritó otro desde adentro.- No corazón, diez la mamada, veinte sexo, nada de anticipos.El carro acelera chillando llanta. Los tipos le gritan obscenidades e insultos.

Pasadas la siete de la noche, sin importar el clima o la fecha, caminan por la calle, sobre la cual tiene “propiedad”, a la espera de un cliente. Las veo siempre, en Navidad, Viernes Santo, bajo la lluvia y en medio del frío.–  Deberíamos ver cómo hacemos para sacarlas de aquí, buscar alguna forma –  me dice un vecino.–  No, ellas están acá desde antes que nosotros, si alguien está invadiendo el sitio, somos nosotros –  le recuerdo.La mujeres transexuales que trabajan como servidoras sexuales en barrio Amón no hacen nada ilícito, tampoco los clientes que llegan a buscarlas.Siempre observo su comportamiento, su contacto con quienes llegan en carro, su relación entre ellas.No hacen nada malo, optaron por un oficio y lo ejercen; hay oferta, hay demanda, es muy simple.

PUBLICIDAD
Wendy es una transexual que trabaja en el Mopt
ampliar
Wendy es una transexual que trabaja en el Mopt (Francisco Barrantes/Archivo)

No todas las personas transexuales se dedican al trabajo sexual

Lo feo y peligroso son los tipos –no son clientes- que llegan a molestarlas, a gritarles… motociclistas en manada o varios “mamarrachos” en un mismo vehículo. Les dicen groserías, vulgaridades, las amenazan, disparan al aire; pasa a menudo.Ellas se agrupan, se protegen, se apadrinan, intentan ponerse a salvo en compañía, solidarias en su labor de sobrevivir. Lo que le pase a una, le pasa a todas, es un gremio que se protege.

Hago el Alto de siempre, está lloviendo,  vuelvo a ver a mi izquierda y está la mujer transexual de siempre;  trabajando como siempre, resguardada  bajo un techo callejero, revisa su teléfono, lee un mensaje de texto, guarda el celular en el bolso, se persigna, el carro de atrás toca el pito, avanzo. Ella queda atrás, pidiéndole a Dios por algo, ¿ayuda?, ¿protección?, ¿esperanza?Octubre es ‘Octubre Trans’, el mes en que a nivel mundial se lucha por la despatologización de la identidad transexual, es decir, que las personas transexuales no se han vistas como enfermas. En San José se originó y promovió la campaña Diagnóstico Valiente, la cual, por medio de fotos, impregnadas en varios muros, se procuró derribar prejuicios y combatir la discriminación.Para lograr esto hay que superar la ignorancia y los juicios morales, para ver la situación en su contexto social, debemos acercarnos a la realidad sin miedo, reconocer que pasa y entender por qué pasa, y, lo más importante, sensibilizarnos ante el tema: las mujeres transexuales trabajadoras sexuales de barrio Amón son seres humanos como cualquiera, con problemas, necesidades, decisiones y anhelos.Hago el Alto de siempre y me quedo observando a la mujer transexual de siempre, ella también se me queda viendo, piensa que soy un cliente potencial, pero pronto descubre que no, que la miro con otros motivos, cambia su mirada, se sincera su rostro, el carro de atrás toca el pito, ella me sonríe, avanzo.

@matablanco

  • Comparta este artículo
Blogs

Mujeres transexuales en la vía josefina

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota