Blogs

CUENTO

Separación acordada

Actualizado el 10 de enero de 2014 a las 07:13 pm

Blogs

Separación acordada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

"La noche anterior ella le había informado acerca de su decisión. Habían sido ya muchos intentos, muchos errores, mucha tristeza, ya no soportaba más".

Separació acordada
ampliar
Separació acordada (...)

Despertó con la convicción de dejar la cama, y abandonarlo.

– No, no te vayas– suplicó.– Me voy, tengo clases, no voy a faltar.– Quédate.– Todo sigue según lo que hablamos– le aclaró, y se fue en cámara lenta rumbo al baño, para darse una última ducha en ese apartamento. Quería quitarse el olor a él, no mirar atrás, escapar de la tentación de su cama, y superar el sentimiento que le comprimía el pecho.

Él quedó desolado, viendo para el cielo raso, envuelto en las sábanas.

La noche anterior ella le había informado acerca de su decisión. Habían sido ya muchos intentos, muchos errores, mucha tristeza, ya no soportaba más.

Él intentó persuadirla, como siempre lo hacía, mas no tuvo éxito. Al menos en la negociación de ruptura consiguió que ella aceptara pasar una noche más con él, a manera de despedida, para que su último recuerdo fuera feliz.

Pensó que tras la noche de besos y caricias ella recapacitaría, que en la mañana iba a renunciar a la idea de liquidar la relación; no fue así, se levantó para ir a la universidad y no volver.

De pronto la puerta se abrió y ella regresó en silencio a la cama, se despojó de la ropa con la que hacía unos segundos se había tapado, se adentró en las sábanas y se acurrucó en el pecho de él.

– No hay agua, no puedo ducharme.

La abrazó con fuerza, feliz, por primera vez en su vida, de que se le hubiese olvidado pagar el recibo del agua.

  • Comparta este artículo
Blogs

Separación acordada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota