Blogs

Ser mamá

Actualizado el 11 de agosto de 2013 a las 07:18 pm

Blogs

Ser mamá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Doña Teresita Monge Arias es una de esas mujeres costarricenses que alguien debería retratar en un documental o en un libro. Algo de ella salió de las puertas de su casa, en Cartago, y fue su hija, la máxima jerarca del Poder Judicial, Zarella Villanueva, quien tuvo a su cargo esa tarea.

Esta fue una de las tres entrevistas que publicó Revista Dominical a propósito del día de la madre. En: http://www.nacion.com/ocio/revista-dominical/

Se trató de un ejercicio de hijos entrevistando a sus madres; uno de ellos, periodista, Antonio Jiménez a su mamá la también periodista Amelia Rueda (¡excelente!); la chef Lorena Velázquez a su madre la empresaria Amanda Moncada; y la magistrada Villanueva a doña Teresita.

Doña Teresita fue educadora en una época en que un título superior era todo un reto. Tuvo ocho hijos. Ella fue la mayor de tres. Fue hija de un agricultor y una madre dueña de una lechería; de esas que enseñó a sus hijos que se estrenaba ropa en pocas fechas, como Navidad y Año Nuevo. Educó a sus hijos mientras trabajaba. Es una de esas madres y abuelas tradicionales, que reúnen a la familia alrededor suyo (sin duda una familia en que las conversaciones son intensas).

Teresita Monge con la mayor de sus hijos, Zarella Villanueva.
ampliar
Teresita Monge con la mayor de sus hijos, Zarella Villanueva. (Marcela Bertozzi)

Me detuve en doña Teresita, de las tres entrevistadas, porque creo que todos tenemos una mamá o una abuela como ella. Además, todas las que somos mamás podemos comprender y entender mucho de su realidad, como hija, primero, como esposa, madre y abuela, pero sobre todo como mujer.

Describo este blog diciendo, Ante todo periodista... Así me siento desde un 23 de enero de 1990, cuando por primera vez toque un teclado para escribir aquí en La Nación. Sin embargo, en el previo al día de la madre, y siendo este blog un espacio que además de lo laboral conlleva mucho de lo personal, debo decir que ante todo, soy mamá.

Muchas hoy, como nuestras mamás y nuestras abuelas, llegamos a la maternidad conviviendo con una pareja, absolutamente inseguras de la tarea que nos tocaba pero anhelando hacer lo mejor, procurando ser profesionales y tener un espacio justo y correcto en el mercado laboral. Y, claro, esperando un equilibrio perfecto de todas esas facetas.

PUBLICIDAD

No me siento nada lejana de lo que doña Teresita le contó en entrevista a su hija. Me siento cercana cada vez más de mi mamá, de mis dos abuelas ya fallecidas, de mis tías, de mis amigas, y estoy segura que mis hijas algún día sentirán lo mismo.

Hace poco escribí que la vida da vuelta. Las vidas dan vueltas. Unas mujeres mueren, otras nacen. Finalmente poco cambia entre nosotras. Ser mamá es algo que nos une y que sin duda es el centro de nuestras vidas.

  • Comparta este artículo
Blogs

Ser mamá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota