Blogs

Nutrivida, Yunus y la esperanza

Actualizado el 26 de noviembre de 2013 a las 11:04 am

Blogs

Nutrivida, Yunus y la esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Nutrivida es una nueva empresa.  Inaugurada ayer por el premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus, la empresa venderá sopa deshidratada, avena, y jugos, con alto nivel de nutrientes, para población de limitados recursos económicos y niños de 0 a 2 años. Tiene empleados, cadena de distribución, planta de producción, comercialización en punto de venta, vendedoras. Una empresa como cualquier otra. Sin embargo, al final del año no habrá utilidades para repartir. Es una empresa social.

El concepto, el nuevo sistema, ideado por Yunus, ha sido aplicado en varios países. Ahora, en Costa Rica. Florida Bebidas, pionera y visionaria de la responsabilidad social empresarial, puso el capital semilla, $600 mil. En el concepto de Yunus, ese dinero, que permite al nuevo negocio iniciar sus actividades, es devuelto por sus dueños en algún momento. En este caso, eso no ocurrirá. Esa suma y las ventas de los productos financiarán una operación que espera alcanzar, en el primer año,  entre el 2% y 3%de las personas que viven en pobreza extrema. La empresa tiene equipo para producir más, está preparada para ser exitosa y para cumplir el objetivo social que la impulsó.

"Los que diseñaron el sistema bancario nunca pensaron en los pobres. A ellos se los dejan a la caridad; no se piensa en ellos como clientes bancarios, y eso pasa aquí, en Costa Rica, y en todo el mundo", Muhammad Yunus.
ampliar
"Los que diseñaron el sistema bancario nunca pensaron en los pobres. A ellos se los dejan a la caridad; no se piensa en ellos como clientes bancarios, y eso pasa aquí, en Costa Rica, y en todo el mundo", Muhammad Yunus. (Eyleen Vargas)

¿Qué sigue? Para Nutrivida, una operación exitosa. Para muchos emprendedores sociales en Costa Rica, Yunus dio varias claves. Una, crear más empresas. En un país que ha crecido por el impulso de la clase media, de las oportunidades, muchos estarán dispuestos a lograr esa tarea. Segundo, enseñar. No se trata de improvisar. Debe haber una instrucción, una ruta académica que desarrolle a estos innovadores, que les dé herramientas para crear y para impulsar a otros, idealmente personas que por su condición social requieren empleo. En este caso, su empleo lo generarían ellos mismos.

El tercer consejo de Yunus es tener un fondo del cual se nutran esas ideas, esos anhelos, y que en algún momento el capital semilla de la compañía sea devuelto.

Un día después de que en Grupo Nación perdimos a uno de esos emprendedores, con enorme vocación social, es imposible dejar de reconocer esta iniciativa y los anhelos que muchos tenemos para promover una mejor sociedad. Algo tan complejo, como crear una empresa, parece muy sencillo al escuchar a Muhammad Yunus. Él logra seducir porque sigue invitando a soñar y demuestra, con hechos, que la “ficción social” se puede hacer realidad.

  • Comparta este artículo
Blogs

Nutrivida, Yunus y la esperanza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota