Blogs

La culpa no fue de Yoko

Actualizado el 10 de abril de 2015 a las 08:00 am

Blogs

La culpa no fue de Yoko

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde hace 45 años, Yoko Ono huye de un crimen que no cometió: separar a Los Beatles. El mismo Paul McCartney, quien no le guardaba simpatía en aquellos años, la exculpó de toda pena y responsabilidad: "Ella ciertamente no rompió el grupo. No creo que uno pueda culparla de nada" expresó Macca, en noviembre del 2012, a la cadena Al-Jazeera en inglés.

El tema viene a cuento porque este mes se cumplen 45 años del rompimiento del cuarteto de Liverpool: el 10 se filtró la noticia y el 17 la confirmó McCartney. Los dardos de millones de fans que se quedaron con los corazones solitarios enfilaron, desde entonces, sus dedos acusadores contra la menuda artista de vanguardia que enamoró a John Lennon.

Ono entró al  recinto sagrado del 'universo Beatle': el estudio. Ni siquiera se la presentaron a George Martin, el productor del cuarteto. Ella, simplemente, llegó. A pesar de su ignorancia supina del rock, ella daba su opinión sin que nadie se la pidiera. Para Paul, George y Ringo eso era intolerable. Recordemos que Get Backes el "cariñito" de Mac a ella.

La separación de Los Beatles (YouTube)

 "Ahora entiendo: fue duro ver a uno de sus héroes al lado de una mujer, y de una mujer cómo era yo entonces", diría Yoko, años después, ya de viuda. Ringo en  la celebrada Antología puso estas banderillas: "Yoko ha tenido que tragarse un montón de m..., al igual que Linda, pero la ruptura no fue culpa suya". Linda es Linda McCartney, la primera esposa de Paul (ya fallecida), quien también sufrió el odio de los fans (sobre todo, las fanáticas);  pero, jamás, de la forma como le tocó a Yoko.

Los Beatles llegaron a su fin porque todo se acaba. Porque, como se explicó en otra entrada de este blog, los adolescentes de finales de los 50 a principios de los 70 eran adultos, con inquietudes personales y musicales que los obligaba a buscar otros rumbos. Para millones de seguidores, ese fue el fin del sueño. Como dijo John Lennon, para quitarle drama al asunto en aquellos días: "Solo fue un grupo de rock que se separó, nada más".

  • Comparta este artículo
Blogs

La culpa no fue de Yoko

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota