Blogs

Ciclismo

Y saber que el #ticorosa Andrey Amador esta para más… para mucho más

Actualizado el 24 de mayo de 2016 a las 12:11 pm

Blogs

Y saber que el #ticorosa Andrey Amador esta para más… para mucho más

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Siempre sospeché que Andrey Amador llegaría a vestirse como líder general en una de las grandes vueltas; solo que creía que eso se daría en la jornada inaugural de un Giro de Italia, un Tour de Francia o una Vuelta a España, porque por lo general, estas pruebas comienzan con una contrarreloj individual (CRI), o una contrarreloj por equipos (CRE).

La sospecha no se fundamentaba en que ejerza un "periodismo fan", al contrario, es más bien por el deber y la responsabilidad de seguir el paso a paso y la evolución del mejor ciclista centroamericano de la historia.

No fue el maillot jaune (camisa amarilla) del Tour de Francia; ni la malla roja de la Vuelta a España: Amador se dio el lujo de enfundarse la maglia rosa (camisa rosada) del Giro de Italia, para orgullo de Costa Rica, de un país que el propio ciclista define como "pequeño, pero con un corazón gigante".

(Video) Documental 'Andrey Amador: Corazón de gregario' (René Valenzuela y Fanny Tayver)

Para los más escépticos, la historia puede hacerlos caer en cuenta de la realidad de lo alcanzado por Andrey Amador hasta ahora, porque estoy segura de que él está para más, para mucho más.

Hasta el momento, el único latinoamericano que ha liderado el Tour de Francia es el colombiano Víctor Hugo Peña.

Y en cuanto al Giro, son tres los latinoamericanos que han sido líderes: se trata de los colombianos Rigoberto Urán y Nairo Quintana, así como el costarricense Andrey Amador.

infografia

Andrey Amador tuvo pedaleó la etapa reina vistiendo la maglia rosa del Giro. / Foto: Movistar Team

Eso hace que el 20 de mayo de 2016 quede registrado como uno de los días más extraordinarios para la historia del deporte de Costa Rica; al igual que el 21 de mayo, cuando en la etapa reina, el tico era quien vestía de rosa de pies a cabeza y era el centro de atención.

Fue un día mágico, inolvidable para Andrey, así como para quienes tienen corazón de ciclista y que entrenan a diario, porque la bici es su trabajo al ser un élite, o simplemente porque lo hacen de forma recreativa y pese a eso, al igual que Amador, disfrutan ese sufrimiento que provoca cuando se cae la máquina (se pierden las fuerzas) después de tanto esfuerzo.

No es masoquismo, es que el carácter del ciclista se pone a prueba todos los días y puedo dar fe de que ese coraje se contagia.

Hay que tener valentía para caerse y levantarse, como siempre lo hacen estos guerreros del pedal.

infografia

Amador mostró con orgullo la bandera de Costa Rica. / Foto: Movistar Team

Pero con Andrey hay algo más.

Él es el capo, es decir, es el más fuerte, es el referente, es el que nos lidera como país desde su bicicleta.

En cuanto al ciclismo mundial, él es la cara de Costa Rica y eso nadie lo puede negar.

A principios de año, cuando estuvimos en el Tour de San Luis, en Argentina, varios connotados periodistas europeos especializados en ciclismo me preguntaban sobre aquel ataque que sufrió Amador en su último entrenamiento de 2010, cuando lo tuvieron que hospitalizar porque le dispararon con balas de goma y lo golpearon violentamente.

Eso no solo trascendió en Costa Rica, eso fue noticia en todo el mundo; y la prensa especializada lo tiene más presente que cualquier tico, aunque usted no lo crea.

infografia

Andrey nunca olvidará el día en el que se convirtió oficialmente en el #ticorosa. / Foto: Movistar Team

Pero esa imagen de violencia que se proyectó hacia el exterior, el propio Andrey la cambió, al demostrar que un costarricense puede ser capaz de cualquier cosa, cuando trabaja con esmero, con disciplina y cuando está metido de lleno en lograr una meta.

Amador es uno de los mejores embajadores que tiene el país; es esa figura que con hechos le demuestra a cualquiera que no hay imposibles.

Sirve de ejemplo sobre lo que es el trabajo en equipo, porque en el ciclismo aplica aquello de que entre bomberos no se majan la manguera y todos trabajan por un objetivo común.

Andrey también es quien logra que en un país futbolero y sin cultura ciclista, se hable de ciclismo en el desayuno, en el almuerzo y en la cena.

Por ejemplo, durante dos semanas, la sala de redacción de La Nación se ha paralizado en los cierres de las diferentes etapas; porque resulta inevitable ver la pantalla del televisor y observar al tico brillando con luz propia como uno de los mejores de la élite mundial.

No falta quien diga que Amador simplemente es un hombre sobre una bicicleta y ya; pero la realidad es que más allá de la carrera, lo que él hace tiene una trascendencia global para el país.

Me han llegado muchos mensajes de papás contándome que sus hijos están pidiendo bicicletas porque quieren ser como Andrey.

Eso significa que el pedalista que no se cansa de hacer historia contribuye a inspirar a los niños para que sean personas de bien y, también los motiva a hacer actividad física, algo con lo que se gana mucho, porque es bien sabido que el deporte es sinónimo de salud.

También coopera para que todos aprendamos cosas nuevas todos los días, porque el ciclismo es tan estratégico que no hay un manual para que uno pueda leer fácilmente una carrera; tanto así que a veces ni el tiempo ni la posición son tan importantes; porque todo va en función del papel que le toque ese día al capo o al peón.

Y eso no lo reflejan las frívolas clasificaciones.

En el ciclismo se sufre, se disfruta y se vibra tanto que a veces me parece que mi cuenta de Twitter va a colapsar; pero siempre trato de responderles a todos, porque eso también me sirve como retroalimentación.

Me siembra más responsabilidad detectar que muchos de mis lectores saben muchísimo de este deporte; pero también me alegra leer los mensajes de las personas que me cuentan que no entienden nada de lo que está pasando, pero que de igual forma están muy emocionadas y que sienten un orgullo profundo al ver que ahí está un tico.

Ahí es donde me percato de que Andrey es uno de esos deportistas que contribuyen enormemente a revivir esos sentimientos puros de patriotismo, esos que a veces se pasan por alto y que en el fondo nos recuerdan que vivimos en una tierra bendita y agradecida.

Un país en donde el término #ticorosa nos hace sentirnos pura vida...

Y estoy convencida de que con Andrey llegarán más alegrías, porque lo mejor está por venir.

infografia

Andrey ya sabe lo que es ser líder de una grande. / Foto: Movistar Team

Esta es su octava temporada en profesionales, milita en el mejor equipo de ciclismo del mundo, ya acumula nueve presencias en vueltas grandes (cinco Giros, dos Tour de Francia y dos Vueltas a España), ganó una etapa en el Giro de 2012, fue cuarto en la general del Giro 2015, fue medallista de bronce en el Mundial de contrarreloj por equipos en Richmond 2015 y ahí mismo fue el mejor latinoamericano en la prueba de fondo en carretera, quedando a tan solo 3 segundos del maillot arcoíris (camisa de campeón del mundo) que se dejó el eslovaco Peter Sagan.

Pase lo que pase en el cierre de este Giro, la historia del #ticorosa ya está escrita y ojo, que vienen los Juegos Olímpicos y el Mundial...

En el deporte no hay milagros, todo se debe al trabajo, a la constancia, al carácter y a la fuerza de voluntad.

La gran ventaja que tenemos los periodistas deportivos es que el deporte es pasión, se vive con pasión y sería una crueldad no transmitirle esa pasión a nuestros lectores, más cuando tenemos el privilegio de ejercer en esta época, en la que se han escrito páginas sumamente brillantes en el deporte de nuestro país.  

  • Comparta este artículo
Blogs

Y saber que el #ticorosa Andrey Amador esta para más… para mucho más

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota