Blogs

PlayStation 4 Pro, el Xbox Scorpio y el dilema de los prisioneros

Actualizado el 08 de septiembre de 2016 a las 02:02 pm

Blogs

PlayStation 4 Pro, el Xbox Scorpio y el dilema de los prisioneros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sony anunció el día de ayer dos nuevos modelos.
ampliar
Sony anunció el día de ayer dos nuevos modelos.

El PlayStation 4 Pro, antes conocido como Neo, fue presentado por fin el día de ayer y trae consigo más que una revolución tecnológica, una respuesta a un dilema sin solución aparente en el cual ni Sony, ni Microsoft parecen ponerse de acuerdo.

El PS4 Pro es una consola que supera al PS4 normal y al Xbox One S, pero posiblemente no al Scorpio, y que entre otras cosas hace un reescalado a 4k. El problema es que es un producto que nadie pidió e inaugura nuevos tiempos para las consolas que puede resultar en una crisis si no se tiene cuidado, la era de las revisiones anuales ha llegado.

¿Pero qué es el PS4 Pro?

Es una nueva revisión del PS4, que nace a los 3 años del lanzamiento del original, que es más o menos el doble de potente que su antecesor pues posee un nuevo procesador gráfico de 4,2 TFLOPS basado en AMD Polaris y con una mejora en los núcleos del CPU que pasan de 1,6GHz a 2,1GHz. Esta nueva consola saldrá el 10 noviembre y tendrá un precio de $399 (¢226.000).

Una mejor comparativa se puede ver en la siguiente tabla:

  PS4 OriginalPS4 ProMejora
CPUOcho núcleos Jaguar funcionando a 1.6 GHzOcho núcleos Jaguar funcionando a 2.1 GHz1.3x
GPU18 Radeon UN unidades de procesamiento a 800 MHz36 Radeon unidades de procesamiento 'mejoradas' UN a 911 MHz"2.3x TFLOPs
Memory8GB GDDR5 at 176 GB/s8GB GDDR5 at 218 GB/s24% más ancho de banda, 512MB más memoria en uso

El PS4 Pro tendrá además mejoras gráficas y de rendimiento en ciertos juegos compatibles cuando se juega en Pro, incluyendo varios títulos del PS VR.

En otras palabras, algunos juegos se verán un poco mejor en la nueva consola, posiblemente mediante parches, y otros nuevos ya vendrán con las mejoras incorporadas

Los juegos nuevos que vayan apareciendo tendrán en cuenta a las dos consolas. Call of Duty: Infinite Warfare, Battlefield 1, FIFA 16, o Mass Effect: Andromeda, soportan al Pro desde el día 1.

Vale la pena agregar que la imagen que sacó ayer MS de comparar el Xbox One S con el PS4 Pro no tiene ni pies ni cabeza. El Xbox One S es un Xbox One común que va a reescalar video a 4K, pero no le agrega ningún tipo de potencia la consola. La versión S hay que compararla por potencia directamente con el PS4 Slim y con el PS4 original. Pero hablando de 4K y escalas...

¿4K?

PlayStation anunció que su nueva consola soportará 4K con tecnología checkerboard rendering. Lo cual se traduce en español como reescalado de la imagen con un algoritmo muy veloz. Por ejemplo, el 4K nativo tiene una resolución de 3840x2160, pero generar imágenes en movimiento a esa resolución es muy demandante para el GPU y el CPU, sobre todo si se quiere mantener un framerate aceptable. Pueden ver en la imagen de abajo como una pantalla 4K produce imágenes 4 veces más grandes que las pantallas de 1080 que son ahorita las más utilizadas en el mercado, eso tiene un precio de procesamiento.

¿Entonces qué es lo que está haciendo Sony con el checkerboard rendering? Muy sencillo los juegos no van a correr a 4K nativo sino a otras resoluciones donde estén optimizados. Por ejemplo, digamos que Horizon corra bien a 60fps en 3200 x 1800 una resolución que no es ni Full HD ni 4K, pues a esa resolución intermedia es a la que el juego será renderizado y luego escalado a 4k con el algoritmo de checkerboard. Esta técnica permite un renderizado 50% más veloz que el normal, sin una pérdida significativa de calidad en la imagen. Sí, no es 4K nativo, pero el resultado tampoco es despreciable.

Esto igualmente va a ser utilizado en servicios de streaming como Netflix y Youtube, que es posiblemente la forma en que el Xbox One S utilice el 4K, porque para juegos a esa resolución en una consola de Microsoft habrá que esperar al Scorpio, que posiblemente lo haga mucho mejor que el PS4 Pro, al ser más potente (6 teraflops).

Si vale hacer notar que la no inclusión de un lector de Ultra HD Blu-ray es para tomarse la cabeza en incredulidad, pues crear una nueva consola con todo el concepto de 4K como tema central y no incluir el nuevo formato de BR con dicha resolución es un poco sin sentido. Si el PS4 Pro hubiera incluído esta capacidad, ayudaría un poco a justificar el gasto.

Pero volviendo a lo que sí incluye la consola, otras mejoras son un nuevo dual shock, un nuevo diseño, un tercer puerto USB, un TB de disco duro y soporte HDR, lo cual procedo también a explicar.

¿Qué diantres es HDR?

Lo primero que hay que entender es que cuando Sony habla de HDR y de 4K no está enfocado realmente en la consola, sino en televisores. Es obvio que no vamos a poder ver una imagen en 4K en una televisión que no lo soporte, pero por si no quedaba claro, lo mismo es cierto para el HDR. Esta es una tecnología que traen los televisores nuevos, y ¡oh sorpresa!, en la que la división de televisores Sony es especialista.

Regresando al HDR, muchos pueden estar familiarizados con el término en relación a la fotografía, y de hecho el concepto es similar. Pero volviendo a las pantallas de televisión, el HDR es la capacidad de mostrar una gama más amplia y más rica de colores, los blancos más brillantes, y mucho más profundos, los negros más oscuros. Esto le da una imagen más "dinámica", al televisor, que es donde viene el nombre. El efecto final es obtener colores más naturales y fieles que están más cerca de la forma en que los vemos en la vida real.

Puede que le suene a cuento de mercadotecnia, pero habiendo presenciado en vivo dichas pantallas, les puedo asegurar que la mejora es bastante significativa. Que el precio sea prohibitivo para el usuario promedio son otros 100 pesos...

Ahora, cuando Sony o MS hablan de consolas con capacidad de HDR, lo que están diciendo es que sus dispositivos van a saber detectar cuando están conectados a estas nuevas pantallas y por ende van a producir mejores imágenes y colores. Esto además no es algo del Pro o el Scorpio, ya que tanto el PS4 original como el Xbox One y el S van a hacer uso de esta capacidad con una simple actualización.

El dilema del prisionero ¿PS4 Slim vs PS4 Pro vs Xbox One S vs Xbox One Scorpio vs Nintendo NX?

Volviendo al origen y ya entendiendo lo que presentó Sony ayer, nos llegan varias preguntas del millón de dólares. ¿Por qué y para qué? La primera idea que a todos nos viene a la cabeza con esto del Scorpio y el Pro es que la industria de las consolas está entrando en un modelo similar al de los celulares. Lo que cuesta entender es si era necesario y si el mercado realmente puede soportar ese modelo.

Para responder un poco esa pregunta hay que decir de antemano que el modelo no es completamente nuevo. Nintendo es conocido por sacar revisiones de sus mismas consolas o incluso agregarles periféricos como el Nintendo Drive o el Game Boy Color, algo que les ha funcionado en cierta forma. Sin embargo, estos cambios no se vislumbran semi anuales y normalmente no añaden poder por lo que no dividen el mercado en dos. Si hicieron esto hace poco con el New Nintendo 3DS XL, con ventas relativamente buenas, pero además igualando el precio a la versión normal. El sentimiento que queda es que son versiones nuevas para quién no tiene uno, aunque tampoco tiene tanta justificación.

En el caso de estos nuevos modelos de consolas de Sony y de MS, el sentimiento que queda es que están simplemente acortando el ciclo normal de la generación. En el caso de MS que ha ido atrás en toda esta nueva carrera, incluso tiene sentido, pero en el caso de Sony cuyas ventas han sido bastante buenas parece como un movimiento para intentar vender teles o incluso de desesperación.

Porque el problema de fondo es otro, el negocio de las consolas ha venido cayendo los últimos diez años por diversos factores. Uno que considero prominente es la ascensión de la PC como la plataforma gaming por excelencia. Si un jugador quiere tener la mejor experiencia tecnológica posible y está dispuesto a pagar por ella, no existe otra plataforma mejor. El negocio y competencia de las tarjetas gráficas entre AMD y NVIDIA ha hecho que los precios bajen y creado una carrera frenética en que cada año tenemos una serie nueva con mucho mejores prestaciones a la anterior.

Esto deja a las consolas, que en esta generación son básicamente una PC con arquitectura X64, muy mal paradas pues no son capaces de seguir ese ritmo con el ciclo tradicional de 6 u 8 años. Si a esto le sumamos otras tecnologías que las consolas actuales tampoco pueden seguir el ritmo como el ya mencionado 4K y el VR, pues dentro de todo tenemos un escenario semi lógico desde un punto de vista empresarial.

El problema es que lo que los usuarios perciben es una venta de un producto que no están pidiendo. Los jugadores de consolas son por lo general más simples, o al menos buscan la simpleza. Lo que les interesa es tener un aparato que conecten a la televisión, puedan estar jugando rápidamente y les rinda por una buena cantidad de años. Muchos de esos esquemas se han ido rompiendo conforme la tecnología avanza. Pero aún existen muchos usuarios con mala conexión a internet o que odian las compras digitales, si ahora además les dicen que su compra ya no vale por una buena cantidad de años pues lo normal es que se sientan defraudados y engañados, aunque no necesariamente sea el caso, aún...

Porque el PS4 Pro por el momento no es una necesidad, sino un lujo. Es una consola para personas con la capacidad económica de poder comprar un televisor con capacidad de 4K y HDR, que además posee un precio aceptable. Por el momento no han anunciado un juego que solo funcione en la nueva consola, lo que hace que actualizar no sea una necesidad.

En esto habrá que ver si el Scorpio piensa seguir el mismo camino, porque en el momento en donde se divida el mercado y existan juegos que solo corran en las nuevas versiones, es el momento adonde si se van a crear dilemas morales y económicos. Y acá el problema es que nadie se está poniendo de acuerdo. Al Sony adelantarse a MS un año lo que logró más que una ventaja técnica es crear incertidumbre.

Porque al sacar una versión mejorada con un año de diferencia, nadie nos asegura que PlayStation no va a sacar a su vez una mejor en el 2018, creando una bola de nieve que puede terminar muy mal.

Esto me recuerda al dilema del prisionero, el cual es un problema fundamental de la teoría de juegos que muestra que dos personas pueden no cooperar incluso si ello va en contra del interés de ambas. El dilema nos dice lo siguiente:

La policía arresta a dos sospechosos. No hay pruebas suficientes para condenarlos y, tras haberlos separado, los visita a cada uno y les ofrece el mismo trato. Si uno confiesa y su cómplice no, el cómplice será condenado a la pena total, diez años, y el primero será liberado. Si uno calla y el cómplice confiesa, el primero recibirá esa pena y será el cómplice quien salga libre. Si ambos confiesan, ambos serán condenados a seis años. Si ambos lo niegan, todo lo que podrán hacer será encerrarlos durante un año por un cargo menor.

Las alternativas para cada prisionero pueden representarse en forma de matriz de pagos. La estrategia "lealtad" consiste en permanecer en silencio y no proporcionar pruebas para acusar al compañero, la estrategia alternativa es "traición" y a como puede salir bien, puede salir muy mal... 

En este caso Sony y Microsoft en vez de ponerse de acuerdo, deciden traicionarse con resultados que están por verse, pero que dificilmente sean los mejores para los usuarios y para sus propios intereses.

Batalla perdida

De cualquier forma, esta carrera de poder contra la PC es una carrera perdida a largo plazo y da para pensar que la estrategia de Nintendo de no competir en ella desde hace un rato tiene más sentido del que muchos fans le hemos conferido. Bajo esta lógica los rumores que situan al NX como una consola portátil que no piensa entrar en competencia con la PC, el PlayStation y el Xbox, toman fuerza.

Nintendo ya ha empezado a migrar adonde están los usuarios y el dinero, como pudimos ver ayer con Shigeru Miyamoto tomando el centro del escenario en un evento de Apple, algo impensable hace tan solo algunos años, y que nos muestra que la gran N viene pensando en otros escenarios desde hace algún tiempo y que Pokémon Go era apenas una probadita. De hecho, el mismo Sony hizo unas declaraciones la semana pasada sobre seguir a Nintendo en este camino de los juegos móviles.

Esto aunado al movimiento también antes impensado de abrir parte de su catálogo a los usuarios de PC, con el PlayStation Now. Microsoft a su vez tampoco se ha quedado quieto sobre la idea de diversificar y es tal vez la empresa más anuente a compartir su mundo con el "PC gaming", la mayoría de sus títulos salen ahora en ambas plataformas e incluso si compras ciertos juegos en Xbox te lo regalan también para PC.

Todos estos movimientos no son de gratis y muestran una preocupación de parte de las compañías tradicionales de consolas de expandir su mercado antes de que sea demasiado tarde. Ahora falta ver cómo va a reaccionar al mercado ante estos movimientos, en especial el de las actualizaciones de consolas a mitad de generación, a como también falta esperar si esto es algo de una vez o si será que veremos un PS4 PRO PLUS NEO y un Xbox One Scorpio Turbo EX antes de un PlayStation 5 y un Xbox Two, porque como dije antes, si la jugada les sale mal, esta puede ser la última generación de consolas.

Personalmente creo que eso es pecar un poco de fatalista y que veremos al menos una generación más, pero sería iluso no ver que el negocio se está moviendo hacia otras latitudes. Y todo esto a falta de esperar que va a presentar Nintendo y su famoso NX.

Cuéntenme que piensan. ¿Les interesan estas nuevas consolas de Sony y Microsoft? No olviden seguirme en Facebook.

  • Comparta este artículo
Blogs

PlayStation 4 Pro, el Xbox Scorpio y el dilema de los prisioneros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota