gadgets | Nuevo 'smartwatch' presentado hoy

Samsung Galaxy Gear y las probabilidades de éxito en el mercado de una excentricidad

La funcionalidad será la clave del éxito de cualquiera de los smartwatches que se insinuaron durante el 2013. El Samsung Galaxy Gear fue recibido con opiniones encontradas. 

Estoy seguro que no todos estarán de acuerdo con estas líneas. Los fieles seguidores de Samsung les podría parecer una crítica gratuita e inmerecida a la creatividad del fabricante coreano. Sin mucho rodeo, pienso que el Samsung Galaxy Gear es un producto superfluo.

La propuesta del nuevo reloj inteligente Galaxy Gear es ser un complemento del smartphone. El dispositivo de muñeca y con pantalla táctil supone ser una extensión de la computación móvil que facilitará las operaciones básicas (consulta de datos, captura de imágenes, llamadas rápidas, mensajes cortos y consumo de multimedios). Pregunto yo: ¿se justificará el precio del Gear para eliminar la necesidad de sacar el smartphone de la bolsa? Porque, en esencia, ese es el vacío que viene a llenar: hacer cosas con nuestro teléfono sin sacarlo de la bolsa.

El nuevo gadget es un producto de primera generación; un buen intento de un gran fabricante por explorar nuevos nichos de mercado. Empero, las primeras impresiones indican que su funcionamiento es un tanto irregular, es lento y algunos analistas todavía están rascándose la cabeza para encajar este dispositivo entre la línea de productos existente de Samsung.

Leslie Horn, del blog Gizmodo, concluyó que el Gear es muy grande para su muñeca, un tanto antinatural para operar, incómodo de usar pero se combina perfectamente con otros aparatos de la línea Galaxy. Zach Honig, de Engadget, opinó que el smartwatch es lento con las apps, limitado en espacio de almacenamiento (4 GB) pero también reconoció la facilidad de uso con los otros productos de Samsung.

Con sus pros y sus contras, ¿se justificará el precio (todavía sin anunciar) del aparato? ¿Cumplirá una función indispensable en nuestro ecosistema de aparatos?

La idea original tras un smartwatch, es ser una extensión de un teléfono inteligente ahora que los hacen cada ven más grandes, y que tenga funciones de monitoreo de hasta signos vitales del usuario y conectividad por wifi. Esta es una buena idea. Sin embargo, la funcionalidad será la clave del éxito de cualquiera de los aparatos que se insinuaron durante el 2013.

Varios Samsung Gears, un nuevo smartwatch presentado por el fabricante coreano, se muestran en su develación en Berlín, Alemania, el 4 de setiembre.
Varios Samsung Gears, un nuevo smartwatch presentado por el fabricante coreano, se muestran en su develación en Berlín, Alemania, el 4 de setiembre. (AP) ampliar

El Pebble, el Sony Smartwatch y algunas opciones chinas han llenado los blogs especializados en tecnología sobre lo que podría ser la siguiente revolución en computación personal y móvil.

La develación hoy del Samsung Galaxy Gear me evoca la época de lanzamiento de los reproductores MP3 previo a la aparición del iPod. Sin elevar a la creación de Apple más de lo necesario, el iPod tuvo su éxito al resolver problemas de funcionalidad que sus competidores no entregaban: la carga de las canciones era fácil, el espacio de almacenamiento era suficiente y la duración de la batería era mejor que la competencia. Ni Sony, ni Rio o Sandisk pudieron contra el iPod.

Por ahora, los fabricantes experimentan con el siguiente super éxito tecnológico en este nicho. Varias tecnologías, como los displays flexibles podrían ayudar a crear este aparato ganador. Sin embargo, no creo que sea el momento para comprar uno. Los gadgeteers que van adelante de la curva podrán lamentar su poca paciencia en unos seis a ocho meses cuando las versiones mejoradas –y mucho más funcionales y baratas– vayan surgiendo.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Samsung Galaxy Gear y las probabilidades de éxito en el mercado de una excentricidad

Otros posts

Últimas noticias