salud |

Vivimos más, ¿pero vivimos mejor?

Ahora se vive más que antes. Los números hablan: un niño que nace hoy en Costa Rica tiene una esperanza de vida estimada en 79,2 años, mientras que el que nació en 1980 llegó a este mundo con una esperanza de vida estimada de 72,5 años.

Lo mismo ocurre cuando se evalúa cuánto más viven las personas que llegan a alcanzar los 65 años de edad. En EE. UU. , en las últimas dos décadas, la esperanza de vida de las personas después de cumplir los 65 años de edad aumentó en dos años son dos años más de vida, ¿pero se trata de buena vida o una vida con discapacidad? ¿Son más años de vida o más años de enfermedad?

Adultos mayores realizan ejercicio en la piscina del parque La Sabana. El mantenerse activo contribuye a mantenerse sano a lo largo de la vida.
Adultos mayores realizan ejercicio en la piscina del parque La Sabana. El mantenerse activo contribuye a mantenerse sano a lo largo de la vida. (Archivo/Carlos León) ampliar

En busca de encontrar una respuesta a esta pregunta, David M. Cutler, economista de la Universidad de Harvard y del National Bureau of Economic Research de EE. UU., se dio a la tarea de analizar la situación.

Junto a sus colegas Kaushik Ghosh y Mary Beth Landrum, tomó los resultados de más de 20 años de una encuesta que realiza año a año el programa de salud Medicare. Se trata de datos recolectados entre 1991 y 2009 a más de 90.000 beneficiarios de Medicare.

La encuesta evalúa el estado de salud de las personas y la calidad de vida. Así, además de averiguar si la persona padece alguna enfermedad, también indaga si el individuo es capaz de valerse por sí solo –si puede cocinarse, bañarse, caminar, vestirse o manejar dinero–.

Los economistas hicieron un recuento en el tiempo, evaluaron desde el momento en que la persona falleció hacia atrás, viendo cuánto tiempo pasó enferma y sin capacidad de valerse por sí solo.

El estudio encontró que la incidencia de enfermedades no ha disminuido en la población, pero que a pesar de ello, la calidad de vida sí ha mejorado.

Según el análisis, en las últimas dos décadas ha disminuido la cantidad de años que las personas viven con discapacidad –con la necesidad de ayuda de otros para vivir— ha disminuido.

Ahora se vive más y mejor. Si bien las personas pueden tener una enfermedad, dicho padecimiento no les impide llevar una buena vida. Medicamentos que ayudan a bajar el colesterol y la presión arterial, diagnósticos tempraneros de enfermedades como el cáncer, mejor control de la diabetes y la adopción de prácticas saludables de ejercicio y alimentación pueden ser los responsables de que la calidad de vida haya mejorado.

Según el análisis, la mayoría de las personas vive un periodo de enfermedad severa en el ocaso de su vida, uno o dos años antes de morir, pero este periodo ha disminuido con el tiempo.

Así que la noticia parece ser buena: vivimos más años de vida, no más años de enfermedad. Ahora: ¡a disfrutar esos años de vida!

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

La Nación: Vivimos más, ¿pero vivimos mejor?

Otros posts

Últimas noticias