2 septiembre, 2015

Este martes el pueblo guatemalteco vivió un triunfo de esos que por insólitos tienen un espacio reservado en la historia. El Congreso le quitó la inmunidad a Otto Pérez y abrió el camino para que, por una vez, la impunidad no se salga con las suyas.

Hay que tenerlo claro, la excepción en Guatemala no es que un presidente esté envuelto en corrupción, la excepción es que en este caso Pérez Molina podría ser juzgado y condenado.

La causa principal por la que las múltiples denuncias no prosperaron en el pasado es que el país centroamericano cuenta con uno de los sistemas judiciales más débiles de la región.

infografia
Prueba de esto es que, desde finales de 2006, funciona la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un organismo de la ONU que busca colaborar con la investigación y toma de acciones contra el crimen. La denuncia que vincula a Pérez Molina con el sistema de corrupción conocido como "La línea" fue liderada por ese organismo.

El sistema judicial guatemalteco está golpeado por la penetración general del narcotráfico en el aparato público.

El narcotráfico financia campañas en todas las instancias, especialmente en el ámbito local, para asegurar sus negocios y extender su influencia en el país.

infografia
Los partidos, además, son de corta duración. Se dividen, se mezclan, se crean, sus figuras deambulan de uno a otro y el que gana las elecciones no lo vuelve a hacer. Vinicio Cerezo (1986-1991) era del Partido Democracia Cristiana Guatemalteca, Jorge Serrano Elías(1991-93) del Movimiento de Acción Solidaria, Álvaro Arzú (1996-2000) del Partido de Avanzada Nacional, Alfonso Portillo (2000-2004) del Frente Republicano Guatemalteco , Óscar Berger de la Gran Alianza Nacional (2004-2008), Álvaro Colom de la Unidad Nacional de la Esperanza (2008-2012) y Otto Pérez del Partido Patriota.

Esa realidad ha permitido que la élite gobernante guatemalteca se mantenga en el poder a pesar de que los problemas sociales siguen invariables con el paso de los años. El "apartheid" que existe entre la urbe y la "Guatemala profunda" ha desembocado en que la pobreza supere el 70%, que cuatro de cada diez menores de cinco años presenten desnutrición crónica y que las limitantes para los pueblos nativos (por ejemplo en temas de educación) parezcan secundarios e insuperables.

infografia
Por otro lado, ambos sistemas (el judicial y el de partidos) han impedido llegar a condenas importantes sobre los crímenes que se presentaron en los años de guerra, siendo el caso de Ríos Montt el más representativo.

Hoy "el país de la eterna primavera" (¿o la eterna impunidad?) tiene la posibilidad de hacer un giro en su historia, tiene la posibilidad de por fin empezar a florecer. Por: Gustavo Arias Retana.

Etiquetado como: