Blogs

Al chifrijo le sobran defensores

Actualizado el 28 de enero de 2014 a las 11:01 am

Blogs

Al chifrijo le sobran defensores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

"¡Qué con el chifrijo no se metan!" escribió una colega en su perfil de Facebook segundos después que en el debate de candidatos presidenciales, organizado por Repretel, José María Villalta se dejó decir que si llegara a ser presidente le pondría un nuevo impuesto a comidas rápidas y en ese mismo saco Otto Guevara metió al chifrijo.

Esa idea fue el detonante para que en Facebook y Twitter los ticos reaccionaran con ácidos comentarios y divertidos memes ante tal propuesta presidencial.

El chifrijo del Rincón Poblano no tiene arroz en la receta.
ampliar
El chifrijo del Rincón Poblano no tiene arroz en la receta. (Melvin Molina)

La boca de chifrijo se vendería clandestinamente y con nombres claves como ensalada light o Porky fugitivo.

También escuché en cuestión de segundos a una compañera decir una de las verdades que aún no están escritas en piedra, pero debería: El chifrijo es la boca nacional.

Por eso es fácil asegurar que ¡al chifrijo le sobran defensores!

Si una idea como esa llegara a ser realidad ya me imagino las reacciones en las calles. Porque los ticos aprendieron que sobre el asfalto se libran batallas.

Me imagino a todos los motociclistas haciendo protestas frente a Casa Presidencial día y noche; mientras que en la ruta 27 los taxistas y porteadores unen fuerzas como hermanos, para bloquear cada peaje de la autopista a Caldera.

Mientras tanto en Paso Canoas y en Peñas Blancas cientos de camiones impedirían el ingreso o salida de productos del país como señal de protesta. El zonas como Parrita y Guanacaste los arroceros y frijoleros sacarían a la calle sus cosechadoras, chapulines y amenazarían con no seguir con la cosecha de estos granos, a menos que se pare tal impuesto.

Entre tanto en la capital, estudiantes universitarios tomarían pacíficamente la fuente de la Hispanidad y cada día marcharían hasta la Asamblea Legislativa, para pedir que se anule tal tributo a la boca.

Un poco al norte, en Tibás, cientos de personas acamparían frente al bar Corderos para acompañarlos a pasar un trago amargo de tal envergadura.

En La Nueva Lira, el Buenos Aires y La Bohemia la boca de chifrijo se vendería clandestinamente y con nombres claves como ensalada light o Porky fugitivo.

Cartago no se quedaría atrás, en la Vieja Metrópoli enterrarían en el Fello Meza un muñequito con la figura del creador de tal ley que afecta al chifrijo, para que nada en su gobierno le salga bien.

PUBLICIDAD

Y la lista de manifestaciones iría en aumento, hasta que ese nefasto tributo se venga abajo.

En el bar La Cubana al chifrijo le ponen repollo.
ampliar
En el bar La Cubana al chifrijo le ponen repollo.

Por dicha alrrededor de tal impuesto para el chifrijo parece solo una ocurrencia, y nada de esto pasará. Y si a propósito de todo esto se le antoja un chifrijo, les dejo un par de recomendaciones.

El primero es el que venden en el bar La Cubana, en San Rafael de Heredia; este es bastante digno a mi juicio, como algo particular incluye algo de repollo.

El segundo es el chifrijo del Rincón Poblano, en Tibás; lo particular de este chifrijo es que no tiene arroz (ese es un tema para una próxima entrada al blog, ya verán), está bien cargadito de chicharrón y le ofrecen un chile de la casa que le pone la flor en el ojal.

Provecho

Facebook.com/elsartencaliente

@MelvinMolina

  • Comparta este artículo
Blogs

Al chifrijo le sobran defensores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota