Blogs

Soda Pepinos: La hamburguesa “doble miedo” que no asusta

Actualizado el 22 de enero de 2014 a las 09:36 am

Blogs

Soda Pepinos: La hamburguesa “doble miedo” que no asusta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando leí en el menú de la pared hamburguesa "doble miedo", dudé por unos segundos en pedirla. El comelón que hay en mi interior me decía "sin piedad, atácala", pero el ser racional que suele acompañarme cuando aparece una oportunidad para salir de mi rutina me instaba a no meterme en camisa de once varas.

Esta hamburguesa de nombre tan singular me la encontré en la Soda Pepinos, 150 metros al oeste de la iglesia católica de Barva de Heredia. El lugar luce bastante bien para ser una soda, y su oferta es la tradicional de este tipo de establecimientos; desde tacos, hasta nachos, etc.

La "doble miedo" es la hamburguesa de mayor tamaño en la soda Pepinos, en Barva de Heredia.
ampliar
La "doble miedo" es la hamburguesa de mayor tamaño en la soda Pepinos, en Barva de Heredia.

Al final fue más fuerte la voz de mi estómago y con gran expectativa me senté a esperar que llegara mi combo de hamburguesa "doble miedo" con papas.

Les soy honesto, yo esperaba algo más intimidante. Pero quizás me hice una alta expectativa por una hamburguesa que cuesta ¢2.100 colones.

La más grande de este lugar comienza con una porción de pan de hamburguesa como cimiento, le sigue una dosis de salsas de tomate y mayonesa, papas fritas, una torta de carne, una rebanada de queso amarillo, una segunda porción de pan de hamburguesa, lechuga, más salsas, otra torta de carne, jamón, carne mechada y el cierre con una tercera porción de pan.

No voy a negar que meterle el primer mordisco tiene su complicación. Uno la estripa bien, se comienza a "chorrear" las manos con la salsa y luego abre lo más grande que se pueda.

El sabor es lo que no mete miedo esta hamburguesa. Las tortas de carne me parecieron recocinadas. Me da la impresión que es de esos lugares donde las cocinan y cuando llega un comensal solo la vuelven a poner en la plancha o freidor para calentarla, pero insisto en que esa es mi impresión, ya que no tengo como comprobarla.

"No voy a negar que meterle el primer mordisco tiene su complicación"

Al estar cocinada más allá de lo que uno quisiera, se volvió un poco dura sin mencionar que son delgaditas, yo esperaba algo más carnoso.

Lo de incluirle papas en su interior es algo que ya he visto en otros lugares, como el la soda Ángela, en Palmares. A mi juicio eso no le mete miedo, y la carne mechada pues ni fu ni fa.

PUBLICIDAD

Luego de tanto pensarlo antes de ordenar, me di cuenta que esa "doble miedo" no asusta. Pero más importante aún, podría mejorar si cuidan más la cocción de la carne y sin duda ganarían clientes amantes de las hamburguesas si aumentan la cantidad de gramos por torta; estoy seguro que eso les generaría mayor interés entre los verdaderos amantes de las grandes hamburguesas.

Lo que soy yo no volveré, creo que no necesito ir tan lejos, para probar una hamburguesa tan dentro del estándar. Ahora bien, como repito siempre: la mejor comida es la que a uno le gusta, no se sienta intimidado por estas líneas, pruébela y me cuenta qué tal.

Provecho

Facebook.com/elsartencaliente

@MelvinMolina

  • Comparta este artículo
Blogs

Soda Pepinos: La hamburguesa “doble miedo” que no asusta

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota