Blogs

Bocas

El Sesteo (Belén): Un chifrijo sin sazón o al chef lo afectó la pérdida de la Sele

Actualizado el 07 de julio de 2014 a las 10:14 pm

Blogs

El Sesteo (Belén): Un chifrijo sin sazón o al chef lo afectó la pérdida de la Sele

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La tarde del sábado fue épica, mi corazón tuvo tantas emociones durante el partido de Costa Rica contra Holanda como no recordaba en siglos.

Cómo no entusiasmarse al ver lo bien que jugaron todos los seleccionados ticos y aunque soñamos en grande al final ya todos conocemos el resultado.

Estaba tan entusiasmado que tras el partido lo más sano para mi corazón fue ir a hacer algo que le bajara las revoluciones Cuando ya la serenidad volvió, también apareció el hambre y por esas extrañas razones quería un chifrijo.

Una consulta con una experta me llevó hasta El Sesteo, en el cantón de Belén. Un bar esquinero que me contaba mi bella informante goza de fama por sus bocas, y bueno yo estaba en busca de comida así que no lo pensé mucho y pronto llegué.

El chifrijo del sesteo incluye tostaditas de maíz pero no así el aguacate.
ampliar
El chifrijo del sesteo incluye tostaditas de maíz pero no así el aguacate.

Eran cerca de las 9 p. m. y me llamó la atención que eran pocas las personas, posiblemente todos regresaron a casa temprano ese día. En su interior me llamó la atención pinturas que hacen referencia al balneario de Ojo de Agua, todo un icono aunque lo tachen de polo y todo lo que quieran.

Las mesas eran otro detalle bien cuidado para ser un bar, en especial sus sillas giratorias, quiero unas así para mi casa. Al fondo un músico trataba de llamar la atención de los 15 comensales que estabamos, para eso hizo gala de covers de Miguel Bosé lo mismo que de Serrat.

Al ver aquello tan pelado luego de una jornada mundialista de infarto, mi preocupación era que aún tuvieran chifrijo, así que eso mismo fue lo primero que consulté. Aún hay bastante, dijo el salonero; luego de eso salió en busca de un plato para quitarme el antojo.

Lo que llegó fue un chifrijo que a primeras luces no me parecía un buen comienzo. Mucho arroz, caldo o sustancia, menos frijoles tiernos, chicharrón moderado y cero aguacate (todo por 2.800 colones).

Estoy claro que cada lugar tiene su receta, pero  este era el menos chifrijo de los que me he comido. Llegó el momento de probarlo y lo que comenzó mal por la vista, terminó mal en el paladar, porque a ese plato le faltaba sazón, gusto y aunque suene a terco, le faltaba aguacate.

Me lo comí pensando que tal vez ese día no fue el indicado para ir, que posiblemente al chef estaba tan dolido por la pérdida de la Sele que la comida no le salió tan rica como dicen.

Lo cierto es que me lo comí, pero con la idea de volver, de darle otra oportunidad para comprobar que su fama como un buen lugar para ir a comer bocas. Del lugar rescato la buena atención, la música en vivo y lo amplio.

¿Ustedes conocen este bar restaurante, que les parece?

Parte del menú del lugar.
ampliar
Parte del menú del lugar. (Melvin Molina)

El lugar se encuentra 50 metros al norte del Banco Nacional, en San Antonio de Belén, teléfono 2293-2672.

Por ahora me despido, les cuento que voy a ir a un lugar donde creo está el trabajo perfecto para muchos, ya les contaré. Mientras tanto espero sus comentarios.

@MelvinMolina

Facebook.com/elsartencaliente

  • Comparta este artículo
Blogs

El Sesteo (Belén): Un chifrijo sin sazón o al chef lo afectó la pérdida de la Sele

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota