Blogs

Totopos

Pregúntele al Sartén Caliente: Carta de los lectores

Actualizado el 29 de mayo de 2014 a las 01:53 pm

Blogs

Pregúntele al Sartén Caliente: Carta de los lectores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esta semana recibí un mensaje por correo electrónico de una lectora. Primero me senté como el doctor corazón de la comida, luego escribí esta entrada, para darle variedad al blog; transcribo el mensaje:

"Estimado Melvin:

Fui con mi novio a comer a Totopos en Guadalupe. El lugar es muy bonito, pero siento que me quedaron debiendo comida. Pague 5.000 por un par de tortillas de maíz del tamaño de una Tortirrica rellenas de carne de cerdo con aguacate a la que ellos llaman Flautas Totopos. Francamente siento que la relación precio cantidad de producto me defraudó. Es correcto que tenga esta sensación, o simplemente soy una comensal escandalizada por el alto costo de la comida fuera de casa?

¿Qué piensa usted?, La Confundida :s"

Foto con fines ilustrativos
ampliar
Foto con fines ilustrativos (Melvin Molina)

-Querida Confundida

Lo primero que tengo que decirle es que me sorprendió su mensaje al correo electrónico, pero creo que es una buena oportunidad para hablar de un tema que a los que somos de clase media nos procupa: la relación precio-producto.

Si se refiere a la antojería mexicana que está por los Tribunales de Justicia creo saber claramente de cuál me habla. Lo primero que debo decirle es que en efecto la comida en Costa Rica es cara, más específicamente comer fuera de casa es caro y eso uno lo nota cuando tiene amigos extranjeros de visita en el país. O bien cuando se sale del país y se da cuenta que un producto similar a lo que se consume en Costa Rica puede ser más barato.

Pero aparte de eso creo que sí tiene razones para sentirse que la relación precio producto no es buena, porque conozco de otros lugares (La Antojería Mexicana de Moravia, por mencionar uno) que por ese precio pudo obtener un producto como el super burro, por unos ¢1.500 colones menos y creo que obtendría mayor cantidad de producto.

Por lo que me cuenta creo que yo no volvería; de hecho solo fui una vez a comer y aunque la gringa tenía buen tamaño, la carne de pastor estaba como requemada en unas partes y no sabía como a otras de pastor que he probado.

Además cuando uno siente que algo no cumple las espectativas, cuesta mucho que el mismo lugar te haga cambiar de opinión. A menos que sea usted seguidora de Cartaguito Campeón, en cuyo caso su fe es enorme, no piense que en una segunda visita las cosas sean muy distinta.

Así que mi recomendación final tiene dos partes: 1-Es triste cuando eso ocurre, así que aprenda la lección, borre ese lugar de su lista y cuéntele a sus amigos para que no se embarquen (a menos que sus amigos sean de esos para los que el dinero no sea problema) y 2-Búsquese un novio menos tacaño y que la invite a comer.

Atentamente

Melvin Molina (El Sartenista)

facebook.com/elsartencaliente

@MelvinMolina

  • Comparta este artículo
Blogs

Pregúntele al Sartén Caliente: Carta de los lectores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota