Blogs

Tres restaurantes, una misma noche: La culpa fue de la cerveza

Actualizado el 15 de septiembre de 2014 a las 09:42 am

Blogs

Tres restaurantes, una misma noche: La culpa fue de la cerveza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El pasatiempo de bloguero de comida, restaurantes y afines tiene sus buenos días. Uno de esos fue la invitación que recibí para festejar el Día Internacional de la Cerveza.

Gracias a la Cervecería un grupo nutrido de periodistas y otros invitados se subirían a un bus, juntos recorrerían tres restaurantes josefinos y probarían un plato elaborado con cerveza.

Yo me dije: "Una noche después del trabajo, con comida gratis y en especial conocer lugares nuevos suena bien".

Así fue como este aprendiz de comelón empezó en El Gaff, frente a la Casa Italia, en Los Yoses. Del lugar debo rescatar lo bien que nos trató el personal y en especial lo rico que estuvo la entrada que elaboró el chef: tartar de atún con aguacate, mango y reducción de Bavaria Light.

A la izquierda (arriba) el tartar de atún. Izquierda (abajo) el pollo en salsa caribeña y verduras. A la derecha el postre.
ampliar
A la izquierda (arriba) el tartar de atún. Izquierda (abajo) el pollo en salsa caribeña y verduras. A la derecha el postre.

Siempre tengo problemas para explicar qué es un tartar, porque se me parece a un ceviche, pero sin el limón. Según Wikipedia es: "El tartar es una preparación de carne o pescado crudo picado fino, opcionalmente con condimentos o salsas".

Lo cierto es que su sabor era maravilloso, la combinación con el mango era mucho mejor de lo que esperaba y el sabor de la reducción de cerveza ni lo noté.

Me dije "aquí vuelvo como cliente".

De ahí la comitiva siguió su periplo a The Beer Factory, en barrio Escalante. Este era el punto para el plato fuerte.

El personal comenzó a desfilar por entre las mesas con algo que parecía una piedra laja. Cuando finalmente apareció nuestra orden [porque esa noche me topé con mis buenas compañeras Jéssica Rojas y Meli González y el fotógrafo Tigrillo Palmarín ,quién me pasó tips para mi labor de fotógrafo] comprobé que sí era piedra.

Para mí aquel "plato" no era más que un exótico y exagerado utensilio para servir un pollo caribeño servido con una cama de lechuga, cebolla morada, aguacate empanizado crocante, camote, tiquizque y ñampí cocinados al vapor en cerveza Imperial, con pechuga de pollo en salsa de coco y chile panameño.

El pollo delicioso, el aguacate muy original. El resto no me encantó. La salsa estaba sencillamente deliciosa, de esas que uno quiere que no se acaben, sin que uno sienta que le patean el estómago, por la cantidad de grasa.

Solo un detalle del personal [y aclaro que esto es una percepción que tiene como único argumento lo que sentí al estar en el lugar], el personal me pareció un poco pesado, casi como si nos vieran diciendo "coman y siéntanse afortunados de que los atendamos".

Si bien es cierto a la salonera que nos atendió le faltaba el entrenamiento que usualmente les sobra al personal de Chili´s, tampoco fue que nos trató mal. No sé cómo explicarlo, solo salí pensando "si por esta experiencia tuviera que decidir volver o no, creo que fue la primera y última vez".

Para muchos, el postre es el mejor momento de toda comida. Y esa noche de frío, cervezas y comida tenía que cerrar con ese gusto dulce en la boca.

Algunos detalles del recorrido, a la izquerda Friday´s, a la derecha (arriba) nos mostratron cómo se debe servir una cerveza draft, mientras que a la derecha (abajo) se muestra un detalle de los vasos del Gaff.
ampliar
Algunos detalles del recorrido, a la izquerda Friday´s, a la derecha (arriba) nos mostratron cómo se debe servir una cerveza draft, mientras que a la derecha (abajo) se muestra un detalle de los vasos del Gaff.

Aunque nadie gritaba..."chofer, chofer, más velocidad"... lo cierto es que ya queríamos llegar hasta Friday´s a ver qué se le ocurría al chef para mezclar con cerveza.

La versatilidad de esta bebida quedó demostrada, una vez más, al comer un brownie con Bavaria Dark. Yo no soy el amante ideal del chocolate, pero la experiencia de comer este postre que tenía su punto de crocante y maridarlo con cerveza oscura resultó buena.

Friday´s es un lugar conocido, personalmente no le tengo ningún apego; la decoración es bonita y queda en un punto estratégico de San Pedro, en la rotonda de La Bandera.

Así, casi cuatro horas después, finalizó este viaje de comida, cervezas y algo de historia. Porque no crean que todo era tomar y comer.

También aprendí que esta bebida tiene unos 9.000 años de historia; puede reducir el riesgo de muerte prematura en un 18% en adultos; posee vitaminas B2, B6, B9 y tiene el doble de antioxidantes que el vino blanco.

De precios no les puedo contar, porque al tratarse de un menú de degustación todo estaba preparado.

Si van me cuentan y si conocen y tienen algo qué aportar, bienvenido sea.

Provecho

@MelvinMolina

  • Comparta este artículo
Blogs

Tres restaurantes, una misma noche: La culpa fue de la cerveza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota