Blogs

Ton Hoi: Un chino de buen ver y de sabor aún mejor

Actualizado el 08 de abril de 2014 a las 07:15 pm

Blogs

Ton Hoi: Un chino de buen ver y de sabor aún mejor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando era adolescente la comida china era para mí aspiracional, soy de una familia de clase media y recuerdo que antes de los 15 años solo en un par de ocasiones me llevaron a un restaurante de esta gastronomía.

El mar y tierra mezcla lomito de res con camarones y vegetales.
ampliar
El mar y tierra mezcla lomito de res con camarones y vegetales.

Además en Cartago, donde crecí, eran pocos los lugares dedicados a esta comida, al menos eso recuerdo. Aclaro que estoy hablando de finales de los años 80 y principios de los 90.

De esas poquísimas primeras veces tengo tan presente cómo me seducía el olor de la comida una vez frente a mí. Es difícil de recrear con palabras, pero lo cierto es que desde entonces esos sabores me ganaron como su gran fan.

Ya con los años comencé a trabajar y los restaurantes chinos a su vez a multiplicarse en Cartago. En esa época, a comienzos del siglo XXI, uno de los pocos lujos que me daba cuando me pagaban era ir a un local cerca de mi casa y pedirme un entero de lo que más se me antojara.

A muchos les sonará exagerado, pero bueno el salario que ganaba como operario de una zona franca era destinado principalmente a pagar estudios universitarios y ayudar a mi mamá. Por eso es que era un lujo.

Como anécdota curiosa recuerdo que por esos días que les hablo trascendió que un restaurante en Cartago servía ratones en lugar de camarones.

Durante semanas estos establecimientos estaban más solos que hermitaño en el polo norte, por eso les aseguro que cuando la china que atendia me veía llegar se ponía muy alegre.

Desde entonces a la fecha he probado de todo en materia de restaurantes chinos; desde locales a los que espero no volver en mi vida, hasta maravillas que me recuerda la grandeza gastronómica de estos pueblos de oriente.

Por eso con propiedad les aseguro que el restaurante Ton Hoi, en Cartago, no me ha defraudado en ninguna de mis visitas a su local, porque tienen muy buena cuchara.

Lo primero que llamó mi atención cuando fui es su nombre, muy similar al reconocido Tin Jo de San José. Una vez en el salón uno descubre que es un lugar que cuida detalles como sus mesas, la mantelería y uno siente que lo atienden bien.

Luego llega el turno de ver el menú, su oferta es amplia y va mucho más allá del arroz frito y el chop suey con sus usuales mezclas.

Yo me dejé tentar por el plato que llaman Salteado mar y tierra thai (¢7.500 + impuestos), además llegó un arroz frito con camarones grandes (¢6.800 + impuestos) y un arroz al estilo Ton Hoi (¢3.950 + impuestos).

Los batidos naturales les quedan bien.
ampliar
Los batidos naturales les quedan bien.

Además tenía otros ingredientes como bambú, maní, elotes mini, apio, cebolla, repollo chino y zanahoria

Aunque sin duda yo no habría pedido un arroz frito, porque en un lugar donde hay tan buena cuchara mejor es ir por algo más tradicional, las bellas comensales que me acompañaron prefirieron no experimentar.

Ninguna de las dos comensales tuvo queja alguna, por el contrario hablaron de lo generoso de la porción y el sabor estaba a la altura del precio de los platos.

De mi mar y tierra me gustó en primer lugar que lo sirven en un accesorio de hierro caliente, lo que mantiene los alimentos a buena temperatura. La cantidad de carne de res (lomito dice el menú si mal no recuerdo) y camarones me hizo sentir que la relación precio-producto era justa.

Además tenía otros ingredientes como bambú, maní, elotes mini, apio, cebolla, repollo chino y zanahoria. Las carnes estaban en su punto y con una rica jugosidad.

Y bueno, el olor, ese olor del que les hablaba, no es posible ignorarlo y es un disfrute en sí mismo.

La única queja u observación es que pedí una porción de arroz jazmín o algún arroz como jazmín o basmati, pero solo tenían el tradicional arroz de toda la vida.

Solo con escribir esta entrada tengo antojo de volver, y si bien no es barato, les aseguro que bien lo vale.

No dudo que aparecerá quien me diga que la comida china es fea, o perdió valor y hasta mal preparada. Pero de antemano les digo que como en la música, hay buena y mala, creo firmemente que la buena comida china es de las mejores del mundo.

Si quieren visitarlo, este local está 150 metros al noreste de la Basílica de Los Ángeles, carretera al cantón de San Rafael de Oreamuno. Teléfono 2592-2185.

  • Comparta este artículo
Blogs

Ton Hoi: Un chino de buen ver y de sabor aún mejor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota