Blogs

Pana Mimi: Mi romance limonense

Actualizado el 02 de septiembre de 2014 a las 08:34 am

Blogs

Pana Mimi: Mi romance limonense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Un blog es un espacio en el que su autor expone sus puntos de vista en torno a un tema que –en buena teoría– le apasiona. Por eso son textos subjetivos, con más libertad que el ejercicio del periodismo informativo.

Hago esta aclaración de previo, para que cualquier troll se ahorre el tiempo de escribir luego que este texto es muy parcializado –porque claro que ¡lo está!–.

Rice and Beans de la soda Pana Mimi, en el corazón de Limón.
ampliar
Rice and Beans de la soda Pana Mimi, en el corazón de Limón. (Gabriela Tellez)

De los detalles curiosos o llamativos del lugar se puede mencionar los rótulos pintados en sus paredes

Hoy vengo a decirles que tengo un romance en Limón, uno que mi novia conoce y me permite. Solo de pensar en ella me entusiasmo, se llama Soda Pana Mimi, un rinconcito donde me he dado cuatro gustos comiendo platillos caribeños cada vez que visito el cantón central de la provincia del Caribe.

Al frente del negocio está María del Carmen Youfrecha Patterson, pero posiblemente solo en la CCSS o en un banco le dicen ese nombre, para todos ella es Mimi.

Di con ella y su soda de la misma manera que se llega a Roma: preguntando. Aún recuerdo que en ese 2010 estábamos preparando unos reportajes de Limón, a propósito de los carnavales. A cuanta persona que entrevisté le pedía referencias por un lugar en el que pudiera comer un buen rice and beans, y todas las respuestas, al menos más del 80%, me llevaban hasta ella.

Mimi es una afrocostarricense que de primera entrada parece enojada, o al menos muy seria. Pero cuando se le conoce y establece una charla con ella uno se da cuenta de su gran entusiasmo, de lo trabajadora que es, lo que le gusta bailar y cantar en karaoke, y hasta algunas de sus preocupaciones.

Su soda es el vivo ejemplo de la palabra humilde o sencilla, una casa transformada en negocio de comida; ella vive ahí mismo en uno de sus cuartos, incluso el sanitario para el público es el mismo de la señora de la casa.

Mesas tiene cerca de cinco, todas modestas y hasta algo viejitas. Pero es que donde Mimi se va a comer y eso es lo fundamental. De los detalles curiosos o llamativos del lugar se puede mencionar los rótulos pintados en sus paredes; estos transmiten el pensamiento de la propietaria, como el agradecimiento por la visita de los clientes, o bien el sabio consejo "En boca cerrada no entran moscas".

Menú no hay, al menos no una carta en la que se pueda leer los platos que ofrecen. En su lugar, en la entrada hay una pared con algunas de sus opciones cotidianas como el bochinche casado, el rice and beans, patacones con carne de res, sopa de mondongo o steaw beans. O bien quien le tome el pedido le explica las opciones, aunque no varían normalmente.

Yo las he probado todas, menos el bochinche, y nunca quedé decepcionado. El rice and beans es mi favorito, podría comer kilos y volver por más. Ella lo prepara con pollo en su mayoría o con carne de res. Usualmente pregunto '¡¿hoy tiene pescado para el rice...?' y aunque la respuesta suele ser negativa, no me molesta.

Me encanta el sabor a coco, el picante del chile panameño y claro esa salsita del pollo caribeño remojando el arroz y los frijoles. Ella acompaña este tradicional plato con ensalada de repollo y tomate, además según la temporada le pone guineo, maduros o patacones.

Un detalle interesante es que como entrada Mimi comparte una porción pequeña de su no menos memorable sopa de mongongo y patitas de cerdo. Yo como soy un comelón de primera, prefiero pedir una porción más grande y que me la cobren, así al final del día sienta que subí de peso nuevamente.

Este fin de semana la volví a visitar, estaba cansada, sin muchas ganas de largas pláticas como en otras ocasiones. Me contó que no durmió el sábado, con el propósito de tener todo listo para la celebración del día de la Persona Negra. No era cuento, tenía ollas de tamaños militares en la cocina con cada uno de sus platos.

Este año no hizo cajetas, pero confiaba que un día como ayer le permitira una buena ganancia para así compensar los días en que está un poco más "flojo".

Lo que si probé diferente este fin de semana es un plato que ella llamó Sauce, lleva "patitas" de cerdo cocinadas en escabeche, con buen chile panameño, pepino y aunque su presentación no era la más apetitosa, el sabor era inversamente proporcional. Por eso recordé que nunca se debe juzgar por las apariencias.

Si piensa visitar Pana Mimi quiero hacerle un par de sugerencias: Si usted es muy delicado (un dolor dirían algunos amigos), mejor busque otras opciones como Kalisi (a un costado de la catedral), pague un poco más, hasta aire acondicionado tienen, pero a este sartenista el sabor no supera al de la cuchara de mi querida Mimi.

Si anda con prisa, mejor pase en otro momento con más tiempo; porque si bien es cierto no duran 1 hora en servirle, a veces se toman su tiempo incluso en atenderlo, ya que aparte de Mimi solo hay una o dos personas.

Los rótulos son mensajes que transmiten la filosofía de esta cocinera del Caribe.
ampliar
Los rótulos son mensajes que transmiten la filosofía de esta cocinera del Caribe.

Lo que si probé diferente este fin de semana es un plato que ella llamó Sauce, lleva "patitas" de cerdo cocinadas en escabeche

Este consejo debería ser para la vida misma, pero nunca está de más: salude con un buen día o buenas tardes, aunque sea un 'buenas', que esa es una sana costumbre que se tiene en el lugar y es bonito cuando un desconocido le regresa a uno el saludo.

Los precios van desde los ¢1.000 hasta los ¢3.000, aunque en ocasiones prepara algunos platos especiales como el rico pargo en salsa caribeña que un buen día me preparó, y que lógicamente es mucho más costoso. Lleve efectivo, aunque sea dólares, porque no acepta tarjetas.

Cómo llegar, la verdad le podría dar la dirección con señas incluso hasta con número de calle y avenida, pero es tan sencillo como decir: al frente de las oficinas de la Asociación Deportiva Limonense. Abre todos los días de la semana para almorzar o cenar.

No le puedo asegurar que aquí encontrará la mejor comida caribeña, porque eso de "el mejor" siempre es tan subjetivo, aunque a mi gusto es la mejor; pero le doy mi palabra que estoy enamorado de esta cuchara caribeña desde hace cuatro años, y lejos de perder el entusiasmo, con cada visita la disfruto por igual.

Provecho

@MelvinMolina

  • Comparta este artículo
Blogs

Pana Mimi: Mi romance limonense

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota