Blogs

A Churrascaría: Comer carne como si fuera el fin del mundo

Actualizado el 23 de septiembre de 2014 a las 06:48 pm

Blogs

A Churrascaría: Comer carne como si fuera el fin del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una de las cosas que aprendí, después de la primera vez que fui al restaurante A Churrascaría Brasileira, fue que ahí se va a comer carne como si fuera la última cena, y no existiera un mañana.

La gracia de este establecimiento radica en pagar un monto único (en nuestro caso ¢12.600 por persona, por cancelar con una tarjeta de crédito, las bebidas se pagan aparte), pero a cambio se puede comer toda la carne de vacuno, puerco, ave de corral o chorizo como su estómago le permita.

La carne se cocina a las brasas, los distintos cortes vienen en estas espadas.
ampliar
La carne se cocina a las brasas, los distintos cortes vienen en estas espadas. (Melvin Molina)

Es un paraíso en el que  la carne fluye en cantidades inagotables

Si gusta me juzga después de lo que diré a continuación, pero, tengo que confesarles que cuando voy a ir, me preparo comiendo livianito las horas previas; de esa forma guardo campo suficiente para lo que vendrá.

No hace mucho me pagaron una apuesta (me encanta apostar comida) y me dijeron: escoja dónde quiere ir a comer. Así fue como por XXXXVII ocasión terminé sentado en este restaurante, en la Ribera de Belén.

Adentro del establecimiento todo funciona de manera muy sencilla: usted tiene en la mesa una especie de cilindro de madera, pintado mitad verde y mitad rojo. Es de un tamaño no más grande que el alto de un vaso.

Cuando quiere carne, este rudimentario dispositivo debe estar en su cara verde; si necesita una pausa, rojo es el color que necesita.

Usted tiene una gran barra de ensaladas, pero no se deje seducir por los vegetales, verduras y pastas. Recuerde que vamos a este lugar por la carne, y es pecado capital carnívoro, quitarle espacio a un trozo de lomito o costilla de cerdo, y cambiarlo por unos trozos de queso o hasta arroz y frijoles. (Me encanta el arroz y frijoles como buen tico de clase media, pero a este lugar se va a comer carne).

En mi reciente visita, decidí apuntar los nombres de cada corte de carne que nos ofrecieron, para tener una noción precisa de cuán variado es. Algunos los conozco, otros siento que o son muy exóticos, o son una invención del lugar.

Lo cierto es que desfilaron trozos de picaña, costilla de cerdo, pollo, lomito adobado, lomo de cerdo, solomo, chichos en salsa agridulce, cecina, churrasco, punta de solomo, solomo adobado, trozos de lomo de cerdo, lomo de aguja, lomo ancho, chorizo y mamiña de res.

La barra de ensalada se ve tentadora, pero a menos que sea un vegetariano que acude obligado, deje las legumbres y verduars para otro día y póngale bonito a comer carne
ampliar
La barra de ensalada se ve tentadora, pero a menos que sea un vegetariano que acude obligado, deje las legumbres y verduars para otro día y póngale bonito a comer carne (Melvin Molina)

¿Qué me gusto?, que en verdad uno come toda la carne que quiere y puede

¿Qué me gusto?, que en verdad uno come toda la carne que quiere y puede. También que parecía pulpería de pueblo, tenían de todo un poquito.

¿Qué no me encantó?, que algunos cortes parecían muy secos, como que los pusieron una y otra vez en la zona de brasas y eso le resta sabor. También extrañé cortes como giba de res, o corazones de pollo. Además, me pareció que este día los cortes no estuvieron tan ricos como otras veces; digamos que si en el pasado les habría dado una calificación de 9, en esta reciente visita sería de 7 tirando a 8.

Luego de unas dos horas de estar degustando trozos de cada corte de carne, decidí que era hora de partir.

El servicio al cliente es bueno, los saloneros pasan con bastante frecuencia con sus espadas llenas de carne y aún tiene un precio razonable.

Está en un centro comercial, por lo que hay parqueo libre de guachimanes y abren todos los días. Según el restaurante, el lugar queda 1.5 kilómetros al oeste del Hotel Marriot. Teléfono 2239-1532.

Si van me cuentan qué tal la experiencia; si ya conoce, lo invito a compartir opiniones. ¡Provecho!

  • Comparta este artículo
Blogs

A Churrascaría: Comer carne como si fuera el fin del mundo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota