Blogs

Una verdad incómoda

¿Es usted un gordito feliz con su peso? ¡Yo no!

Actualizado el 29 de octubre de 2013 a las 05:41 pm

Blogs

¿Es usted un gordito feliz con su peso? ¡Yo no!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Este video, enviado por mi colega, Any Pérez, trae a colación una de las cuestiones que me parecen más importantes en esto del tratamiento del sobrepeso y la obesidad: realmente, ¿un gordito puede estar feliz con su exceso de peso?

Yo, al menos, no. Y me cuesta pensar que alguien brinque de la contentera sintiendo que su abundancia de carnes lo deja sin aire, le impide dormir o realizar actividades sencillas como una caminata, y hasta le cause dolor físico, a veces extremo. Pero a veces pasa, y respeto si hay personas que son felices así.

Alguna vez, lo admito, intenté ser "una gordita feliz", pero el tiempo desenmascaró la verdad detrás de esa decisión. Simplemente, me di por vencida. Ya no quería esforzarme más por incorporar la actividad física y la comida saludable a mi estilo de vida.Tampoco quería hacer un intento más por enamorarme de mí misma, empezar a quererme un poco y enterrar algunos fantasmas emocionales que me anclaban en cualquier nuevo intento por cambiar.

Estaba harta de que medio mundo me mandara a adelgazar. No soportaba que los más cercanos tan siquiera me lo sugirieran. Mi familia y amigos terminaron por entender que esa era una discusión prohibida, y se resignaron a ser testigos de mi proceso de autodestrucción física.

Pero como les conté hace unas semanas, el cuerpo empezó a gritar más de lo que yo me imaginaba y los treinta y pico de kilos de exceso comenzaron a hacer de las suyas en cada milímetro de mi organismo. Por dicha, reaccioné. Creo que a tiempo.

En el fondo, les confieso, no era una gordita feliz con su exceso de peso. Estaba contenta con mi familia, mi trabajo, mis amigos, pero conmigo misma no.

Ese descubrimiento lo realicé, quizá, un año atrás. Pero no fue sino hasta hace dos o tres meses que encontré la motivación suficiente (fuerza, la verdad) para darle ignición al cambio.

No ha sido fácil. Dentro de poco, les contaré algunos de los logros de las últimas semanas, y también les compartiré las caídas que he tenido en este proceso.

PUBLICIDAD

Por ahora, les dejo este video. Me parece un buen motivo para reflexionar.

  • Comparta este artículo
Blogs

¿Es usted un gordito feliz con su peso? ¡Yo no!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota