Blogs

Con solo desarrollar tres hábitos

Seis semanas y tres kilos menos después

Actualizado el 08 de noviembre de 2014 a las 01:40 pm

Blogs

Seis semanas y tres kilos menos después

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El desarrollo de tres hábitos durante las últimas seis semanas me ayudó a perder tres kilos de peso sin mayores aspavientos.

1. Caminar todos los días, al menos, 30 minutos.

2. Beber de 1,6 a 2 litros de agua diarios.

3. Aumentar el consumo de vegetales y frutas.

Empecé con esto a finales de setiembre. El único sacrificio, si se le puede llamar así, fue levantarme más temprano de lo usual --o dormir una hora menos, que es lo mismo--, y procurar tener la botellita llena de agua frente a mí el mayor tiempo posible. 

Quienes han seguido este blog desde su inicio, saben que mi propósito no es contar gramos de más o de menos, ni calorías, ni horas de ejercicio con precisión milimétrica.

Sin embargo, ya varios me han reclamado por no dar cuenta de mis avances, si los he tenido. A ellos se los dedico.

Estos tres kilos menos, por supuesto, ya no me pesan. Camino hacia traspasar el umbral de los 90... hacia abajo, por supuesto. Y voy bien.

He aumentado la frecuencia del llamado ejercicio funcional: subir o bajar gradas en lugar de usar el elevador; dejar el carro más largo para caminar más; movilizarme más a pie por San José... Ahora que se inicia el verano, viajaré a pie a mi trabajo.

Aproveche que vive en un país con tanta abundancia de frutas y verduras.  | JORGE ARCE
ampliar
Aproveche que vive en un país con tanta abundancia de frutas y verduras. | JORGE ARCE

Siento que mi capacidad aeróbica está aumentando porque en esas caminatas de madrugada elevé la velocidad y aumenté el tiempo de recorrido.

El cuerpo me está pidiendo hacer más porque, sin duda, lo que he venido realizando le está causando un buen efecto.

A quienes empezaron con el desarrollo de esos tres hábitos, ¿cómo les ha ido?

Vean ustedes que incorporar --en mi caso, reincorporar-- esas tres prácticas en mi vida, automáticamente significó la muerte de otras tres que se habían enquistado en mi rutina y que me hacían daño.

Además, esto ha traído beneficios invaluables: disfrutar los celajes del amanecer, ser testigo de las bandadas de pericos que anuncian la temporada veraniega, tener más conocidos que ahora me saludan en el camino, y disfrutar más a mi papá, que es mi compañero de viaje.

Los retos que tengo aún son muchos, pero, como dice Joyce Meyer, no me enfocaré en lo que me falta sino en amarrar y fortalecer lo que he logrado.

Recuerden la fórmula para crear un hábito: repetición y frecuencia. 21 o 31 días es el tiempo crear una nueva práctica de vida.

Ya superé esos límites. El siguiente paso es fortalecer la constancia.

Lo invito a seguir más los contenidos de este blog en la página de Facebook de El Peso del Peso.

  • Comparta este artículo
Blogs

Seis semanas y tres kilos menos después

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota