Blogs

¿Por qué uno se siente ofendido cuando le dicen "gordo" o "gorda"?

Actualizado el 11 de octubre de 2013 a las 07:57 pm

Blogs

¿Por qué uno se siente ofendido cuando le dicen "gordo" o "gorda"?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Les conté la última vez que mis compañeros de escuela se burlaban de mí diciéndome niña de Religión. Aludían a una maestra muy gordita que teníamos. Y yo, por supuesto, me sentía ofendida.

Tendría, quizá, diez años de edad y para entonces relacionaba la gordura con fealdad, rechazo, impopularidad. Ojo: no quiero decir que esto sea correcto. Solo que había aprendido "socialmente" esa relación.

Por supuesto, no quería ser gorda pero al que no quiere caldo dos tazas: el día del maestro, mi querida niña de Religión me pidió que tomara su lugar.

En esos años (década de los setentas) era costumbre que los maestros eligieran un estudiante para que diera su clase. ¡Y a mí me tocó ser la niña de Religión!

¿Por qué me ofendí tanto si aquella maestra era una dulzura de persona conmigo y con todos? ¿Y por qué asumí aquella tarea como si me hubieran condenado al patíbulo? ¿Qué es lo que hay detrás de la palabra gordo o gorda?

A partir de mi experiencia personal como mujer gorda, les puedo decir que detrás de esa palabra hay rechazo, burla y hasta cierto dejo de desprecio y asco. No es necesario que la gente lo exprese con palabras. Es suficiente con ver la mirada y un poco más. Es lo que llaman el lenguaje corporal.

Hay cosas que demuestran el rechazo con el que muchos mencionan esa palabra y a quien se la asignan. Varios ejemplos personales:

Un día de tantos, iba en mi carro, medio perdida, buscando una dirección. No conocía el sentido de las vías y cometí un error. Un chofer pasó al lado mío, bajó el vidrio del copiloto y gritó desde su asiento: "¡Tenía que haber sido una gorda!". Dolió. No porque me dijera gorda, sino por la forma en que lo dijo.

Otro día, igual sobre la carretera, uno de esos choferes precisados por andar a 120 o más, se molestó tanto conmigo que se atrevió a frenar para gritarme un montón de groserías. No recuerdo ahora cuáles con detalle, pero si me quedó grabado que me gritó gorda varias veces. Me defendí: "¡Lo gordo se quita, lo feo no!" La verdad, no sé si hice bien o mal en ponerme a su mismo nivel. Pero eso es otra historia.

PUBLICIDAD

¿Por qué pasa esto? ¿Y por qué es más fuerte la sensación de ofensa en las mujeres? ¿Será un asunto solo de percepción?

La psicóloga Gladys Solórzano me dio una explicación: "Todo lo que encierra la palabra está asociada a una figura física que no es bonita o atractiva. En las mujeres esto pesa más por los modelos que tiene el mundo occidental. La sociedad, sobre todo la occidental, se ha encargado de cargar esa palabra de negatividad".

"Pareciera que las apariencias calan muy hondo, y esto no le da el espacio suficiente a otras cualidades en el ser humano. Por lo tanto, la palabra tiene una gran carga emocional y ofensiva", agregó Gladys.

Le pregunté inmediatamente: ¿Qué puedo hacer para que esa "ofensa" no me haga daño?  "Cultivar tu autoestima. Repetir, cada día, que en las apariencias no está lo que te dignifica. Sí, es difícil interiorizar esto porque vivimos en una sociedad exigente con las apariencias".

Gladys y yo coincidimos en que, conforme pasan los años, uno empieza a desarrollar cierta inmunidad contra ese tipo de insultos. Sí,  llega un momento en que eso y más "resbala". Pero no esperemos a estar muy grandes para lograr esa condición.

Mi consejo por práctica diaria propia, es poner filtros para todo; y esto no es la excepción. Quedémonos solo con las cosas buenas que nos dicen y eliminemos todo aquello que pueda intoxicar el espíritu. Y una cosa muy, pero muy importante: quererse a uno mismo. Yo estoy en ese proceso de autoenamoramiento y de autocuidado. No por los otros. ¡Por mí misma!

Ya les contaré en otro post todos los descubrimientos que he hecho. 

Colaboró para este blog, la psicóloga Gladys Solórzano: gsolorzano@clinicadelsolcr.com

  • Comparta este artículo
Blogs

¿Por qué uno se siente ofendido cuando le dicen "gordo" o "gorda"?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota