Blogs

Le llaman la ciencia psicológica del autocontrol

La fuerza de voluntad: ¿influye o no en bajar peso?

Actualizado el 01 de febrero de 2015 a las 04:21 pm

Blogs

La fuerza de voluntad: ¿influye o no en bajar peso?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Su fama ha corrido de boca en boca. Quienes son testigos de su poder aseguran que cualquier meta se puede alcanzar a través de ella; incluido bajar de peso. Y es una ciencia. Yo agregaría también que es un arte.

La llamada fuerza de voluntad aparece en casi todo, especialmente cuando se trata de bajar de peso, hacer ejercicio, estudiar, mejorar el orden financiero y miles de objetivos que cualquier persona se ponga en su camino.

Se le conoce como la ciencia del autocontrol.

Soy una de muchos que, una y mil veces, se ha dejado decir que me falta fuerza de voluntad para bajar de peso. (Aunque ahora estoy convencida de que he logrado desarrollar un poco más el autodominio con todo lo que tenga que ver con comida).

Cuando se trata de alimentación, yo relaciono la fuerza de voluntad con lo siguiente:

1. Con la capacidad de no caer en la tentación y comer alimentos que sé que no debería consumir.

2. Con la capacidad de abandonar las cobijas a las 4:15 de la mañana para lanzarme de la cama, ponerme la ropa de hacer ejercicio e ir al gimnasio.

3. Con la facultad de ponerme límites para no repetir comidas y comer más de la cuenta.

Para un 27% de las personas consultadas en una encuesta de la Asociación Americana de Psicología (APA), la falta de fuerza de voluntad era el principal obstáculo que les impedía cambiar a un estilo de vida saludable.

Hace falta una buena dosis de fuerza de voluntad para empezar a ejercitarse. Jorge Castillo.
ampliar
Hace falta una buena dosis de fuerza de voluntad para empezar a ejercitarse. Jorge Castillo.

Esa Asociación publicó un documento bien interesante que aquí les comparto, en donde, entre muchas otras cosas, afirma lo siguiente: "la fuerza de voluntad es la capacidad de resistir las tentaciones al corto plazo para cumplir con las metas de largo plazo y existen buenos motivos para hacerlo".

En nuestro caso, se trata de no comer más y elegir bien los alimentos para bajar de peso y ser personas saludables.

La reducción de tallas y lograr una vida saludable no se da de un día para otro. Por eso, la necesidad del autocontrol para obtener resultados y, lo más importante, sostenerlos en el tiempo.

Retos. Dice el documento de la APA: "Tanto en niños como en adultos la fuerza de voluntad se puede concebir como una capacidad básica para postergar la satisfacción. Los niños con autocontrol adecuado sacrificaron el placer inmediato de un sabroso marshmallow para luego disfrutar de dos marshmallows. Los fumadores renuncian a disfrutar de un cigarrillo con el propósito de gozar de buena salud y evitar un mayor riesgo de cáncer del pulmón en el futuro. Quienes van de compras evitan sobrepasarse en las tiendas para poder ahorrar y gozar más adelante de una jubilación cómoda. Y así sucesivamente".

No es sencillo desarrollar esa habilidad, a la que comparan con reforzar músculos importantes del cuerpo. Se debe formar un hábito.

Los especialistas aseguran que quienes luchamos todos los días contra el sobrepeso y la obesidad no deberíamos circunscribir esa tarea a la falta o no de fuerza de voluntad. Porque no es tan simple.

"Está claro que la fuerza de voluntad es un componente necesario de una dieta sana. En un ambiente en el que hay opciones no saludables (y tentadoras) por todas partes, es probable que resistir la tentación lleve a un agotamiento de la fuerza de voluntad y termine por desgastar hasta la más firme convicción. Sin embargo el comer en exceso es un comportamiento complejo que se basa en numerosos factores psicológicos y neurológicos. Como resultado de ello, la fuerza de voluntad es un tema controversial cuando se trata de hablar de tratamientos para la obesidad", dicen los psicólogos.

Atrévase a sustituir esto por una comida más saludable. | LUIS NAVARRO/ARCHIVO
ampliar
Atrévase a sustituir esto por una comida más saludable. | LUIS NAVARRO/ARCHIVO

Les resumo aquí algunos consejos que dan para desarrollar "ese músculo":

1. Evite la tentación fijando su atención en otra cosa."Ojos que no ven, corazón que no siente". No deje las galletas a la vista. Escóndalas, así comerá menos. O mejor no las compre si sabe que le harán daño.

2. Tenga un plan "B": los psicólogos lo llaman intención de implementación (Si X entonces Y). En el caso de la comida, pensar por adelantado: cuando voy a un restaurante pedir un fresco sin azúcar cuando me ofrezcan una bebida.

3. Motívese: yo estoy en ese proceso de quererme más. Si mi motivación es esa (me quiero, me respeto), estoy segura de que tomaré mejores decisiones en todos los aspectos de mi vida, incluida la salud.

¡Que más motivación que ser una persona saludable y funcional!

Los invito a seguir estos y otros contenidos del blog en la página de FacebookEl peso del peso

  • Comparta este artículo
Blogs

La fuerza de voluntad: ¿influye o no en bajar peso?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota