Blogs

A quienes se enojan con los gordos porque no adelgazamos

Actualizado el 13 de agosto de 2014 a las 04:26 pm

Blogs

A quienes se enojan con los gordos porque no adelgazamos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Sí, hay gente que se enfurece con nosotros los gordos porque, según ellos, no nos da la gana adelgazar. Hasta nos ofenden.

Podrían tener razón... en parte.

Puede ser que haya alguno a quien, simplemente, no le dé la gana trabajar para tener el peso para su talla y edad, le guste la vida sedentaria y comer sin restricción. Esto, señores, ya es una elección de vida.

También existen aquellos que se dieron por vencidos(as) luego de padecer penas y glorias en esta lucha por un peso saludable. 

Se cansaron, porque hay momentos en donde resulta desgastante --física y emocionalmente-- soportar la presión social y la vergüenza pública por las caídas.

Pero habemos otros que reconocemos la importancia de estar saludables y a quienes esta tarea por enflaquecer no nos resulta tan simple como "comer saludable y hacer ejercicio".

En este grupo estamos las personas que intentamos una vez, enflaquecemos un poco, volvemos a caer, nos volvemos a levantar, probamos métodos, renovamos intenciones, y se nos vuelven a raspar las rodillas, que ya tenemos llenas de marcas de tantas caídas.

Pasa algo en nuestro interior que nos ancla e impide alcanzar la superficie de manera permanente.

En lo personal, como les he contado, yo he tratado de averiguar --con y sin ayuda-- cuál es ese rollo interno que arrastro desde hace años con la gordura. ¿Para qué la estoy usando? ¿Por qué no encuentro aún la fuerza suficiente para dar ese salto al exterior? ¿Por qué busco motivaciones equivocadas?

Si todo fuera comer sano y hacer ejercicio... la solución contra la obesidad es más compleja. | ARCHIVO.
ampliar
Si todo fuera comer sano y hacer ejercicio... la solución contra la obesidad es más compleja. | ARCHIVO.

Recientemente, circuló un artículo que me da la razón: detrás del peso corporal hay todo un embrollo con el manejo de las emociones. Y este es un asunto grueso.

Tanto es así, que por fin las nutricionistas entendieron que necesitan el apoyo de un profesional en psicología para el abordaje de cada caso que les llega.

Esto lo hacen, al menos, los consultorios modernos y con información médico-científica actualizada.

Experiencia de vida. Aclaro: este post no pretende ser una justificación de la gordura que padezco (sí, reconozco que es un padecimiento: entiéndase, enfermedad).

Es solo una respuesta a tantos comentarios que he recibido a varias de las publicaciones para que, quienes se enfurecen con nuestra "indisciplina" y "falta de constancia", nos comprendan un poco más.

Estoy segura de que muchos están como yo. En lo personal, continúo en un proceso de autoconocimiento y de búsqueda de la autoestima.

Estoy convencida de que ese es el camino más seguro para encontrar una solución más estable a mi problema de obesidad.

Definitivamente, señores y señoras, este no es un blog para contarles las calorías que perdí hoy.

Tampoco para llevar un registro de las horas de ejercicio que hice, las pulsaciones por minuto que alcancé, cuántos carbos comí y cuáles intercambios hice de acuerdo con el número de porciones diarias permitidas según el grupo de alimentos. No.

Si algún día llego a ese nivel, pues igual les compartiré tips.

Solo les quiero contar la difícil experiencia que resulta para muchos ser gordo y, de paso, compartir información que pueda ayudar a alguien que esté en mi misma búsqueda.

Yo sigo en la lucha. No desisto. 

  • Comparta este artículo
Blogs

A quienes se enojan con los gordos porque no adelgazamos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota