Blogs

Obesidad y sobrepeso

Las regañadas que me dan por no bajar de peso

Actualizado el 27 de mayo de 2015 a las 03:12 pm

Blogs

Las regañadas que me dan por no bajar de peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando uno escribe públicamente sobre cualquier cosa se expone a que le "den" también públicamente.

Yo lo sabía desde el momento en que quise compartir mis vivencias como una persona con obesidad.

Tengo tres o cuatro lectores quienes me han manifestado su molestia porque en el tiempo que llevo de escribir este blog no he bajado de peso.

Me lo han expresado de diferentes maneras y con distintos tonos: unos más o menos respetuosos que otros.

Y no me molestan que lo digan. De hecho, para eso también es este blog: para que opinen, a favor, en contra o con indiferencia sobre lo que escribo.

Estos son algunos de los comentarios:

"Esta señora le habla a todos menos a sí misma. "Coma bien y muévase pero ¡ya!" dice, pero no lo hace. En el año y medio que lleva hablando y hablando del tema ya habría bajado todo eso que le sobra... pero no lo hace. Sinceramente, qué tristeza me da que pasa el tiempo y esta señora no ha puesto por fin la foto de su éxito, de su salud recuperada, eso sería mucho más alentador e inspiraría más a otros".

"Yo esperaba que este blog motivara a bajar de peso, pero solo he encontrado victimización, y atacar a los delgados, y buscar que comprendan a los gordos, pero acaso eso ayuda a adelgazar? deberían preocuparse más por ponerle y adelgazar que por victimizarse y que los juzguen".

"Y nada de "gordita", se dice gorda! Nadie amanece con 50 kilos de más de un día para otro. No pueden hacer nada cuando llevan 5 más? Siguen y no paran para "sufrir en silencio".

"Y sobre la ropa deportiva, no invente excusas, claro que hay ropa con la que puede hacer ejercicio, camisetas, lycras o pantalonetas. Si en verdad quiere hacer ejercicio claro que tiene que poder encontrar algo que ponerse, como siguiente opción está ir donde la sra que cose en su barrio y que le haga un par de prendas para este fin".

"Soy delgado, pero no por genética privilegiada. Cuido lo que como y hago ejercicio cardiovascular al menos 3 días a la semana. Mi cuerpo es responsabilidad mía y la asumo responsablemente. De nada sirve que pretendan justificar su gordura con excusas o hacerse víctimas de alguien más. Ella es la única causante de ser gorda y la única que puede hacer algo para dejar de serlo".

No es un reality. Desde el principio, dejé claro que este espacio no es para llevar un conteo, minuto a minuto, caloría por caloría, de lo que bajo o subo.

Tampoco es un "Antes y un Después". Esa no es la intención. Aquí no publicaré ninguna foto con ese enfoque, como algunos me lo piden.

Desde el primer post, el 30 de setiembre de 2013, se los expliqué.

"Por eso me lancé en esta aventura de contarles a ustedes desde este espacio lo que es vivir con la obesidad. Lo haré con una voz doblemente experta, se los prometo: les hablaré porque  he sido gorda desde que tengo memoria (aún estando "flaca" y habiendo ganado un premio en un concurso de fitness,  años atrás, me sentía la más gorda del mundo). Y también porque llevo más de una década escribiendo sobre salud en este diario, recibiendo cursos, escuchando a expertos... todo eso y más me ha convencido sobre la necesidad de vivir saludablemente, dando el ejemplo sobre lo que escribo en lo físico, lo mental y espiritual", dije en esa oportunidad.

Y he intentado hacerlo. Primero, hablando desde la experiencia de ser y vivir con la obesidad, en una lucha diaria por alcanzar la salud.

Luego, porque en este esfuerzo diario somos mayoría quienes caemos una y otra vez. Detrás de estos derrapes hay muchas razones que ya les he comentado.

Si la historia fuera al revés, la obesidad y el sobrepeso no tendrían la magnitud de pandemia que tienen en la actualidad.

Bien por quienes han logrado superar estos problemas de salud y mantenerse por muchos años saludables. Son espejos y modelo.

Tal y como lo he admitido sin rodeos y con absoluta honestidad, a mí me cuesta.

Soy extremadamente emocional. Las emociones se trasladan a mi estómago y en la comida reflejo mis estados de ánimo.

Estoy luchando para dominar eso, como le sucede a millones de personas alrededor del mundo. A veces, fallo; a veces triunfo.

Los invito a seguir más contenidos de este blog en la página de Facebook deEl peso del peso.

  • Comparta este artículo
Blogs

Las regañadas que me dan por no bajar de peso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota